Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Escaño cero   -   Sección:   Opinión

La democracia sitiada

Julia Navarro
Redacción
viernes, 28 de julio de 2006, 10:27 h (CET)
Israel es una democracia. Es más, es el único país de Oriente Medio que lo es. Y es una democracia con sus defectos y sus virtudes, donde existe la libertad de prensa, donde se puede criticar a los políticos sin que te suceda nada, donde hay elecciones libres, etc., etc., etc.

En Israel son muchas las voces que se alzan contra la actuación de su gobierno por estar bombardeando Líbano. Curiosamente no hay un solo país árabe que haya condenado a Hezbolá por estar bombardeando el norte de Israel.

Yo no tengo dudas, entre apoyar a una democracia o apoyar a un grupo terrorista como es Hezbolá, prefiero apoyar a una democracia como es Israel, eso sí criticando su actuación en ésta y en otras ocasiones. Por decirlo sin rodeos: bombardear el Líbano para acabar con Hezbolá no es la solución para acabar con Hezbolá. Es una barbaridad destrozar Beirut y provocar el éxodo de miles de libaneses. Pero esto que yo escribo aquí lo dicen periodistas israelíes todos los días precisamente porque en Israel hay libertad de prensa.

El problema es que la izquierda española, lo mismo que buena parte de la izquierda europea es anti-israelí, y lo es curiosamente por nuestra cultura cristiana. Llevamos tantos siglos digiriendo que a Jesús lo mataron los judíos (curiosa paradoja puesto que Jesús era judío y nunca pretendió ser otra cosa) que al final ha quedado en el subconsciente colectivo que los judíos son malos.

Así que no es de extrañar que al presidente Zapatero y a otros dirigentes socialistas les traicione el subconsciente y en vez de pensar dos veces se dejen llevar por la primera emoción: los judíos son culpables. En este caso, Israel, actuando desproporcionadamente contra Hezbolá, que efectivamente es una organización terrorista de las peores. Pero insisto en que acabar con Hezbolá nada tiene que ver con bombardear Beirut.

Eso sí, cualquiera que haya viajado por aquella zona sabe que los terroristas, ¡qué cobardes!, se suelen refugiar entre civiles, es decir, en pueblos, campos de refugiados, etc., de manera que si ellos mueren los inocentes también.

La cuestión es que los políticos libaneses han sido incapaces, o sencillamente no han querido, acabar con Hezbolá, y así este grupo terrorista alimentado por Irán y Siria ha constituido un Estado dentro del Estado libanés y resulta patético escuchar al presidente del Líbano admitir que no pueden hacer nada para acabar con Hezbolá, porque la siguiente pregunta es: ¿entonces qué hacer? Hoy el problema es que Irán, a través de una organización terrorista que maneja, Hezbolá, y grupos radicales palestinos en Gaza, han decidido volver a poner en jaque toda la región y lo han conseguido. Israel ha reaccionado como sabían que lo iba a hacer de una manera desproporcionada y brutal. Pero en Israel el sentimiento dominante es que son una isla rodeada por árabes por todas las partes que les quieren suprimir, y se defienden no importa con qué medios.

Pero insisto, Israel es una democracia, y me gustaría saber si alguno de nuestros insignes políticos y sus esposas preferirían vivir en regímenes teocráticos o dictatoriales, que son todos los que rodean a Israel, o en Israel con todos los defectos que tiene. Yo desde luego no tengo dudas.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris