Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Una cuestion de estética

Antonio Jiménez
Redacción
viernes, 28 de julio de 2006, 13:14 h (CET)
Me imagino la conversación durante la cena en la Embajada de España en Londres y a Zapatero embelesado y concentrado, según le describe Millás cuando, aparentemente, algo le interesa de su interlocutor, con los ojos fijos en el rostro del embajador Miranda, mientras éste le dice: "mira, presidente, aquí en Inglaterra cuando no se quiere hablar de algo que no interesa, los políticos suelen responderle a los periodistas con un escueto "no news, good news" (es buena noticia que no haya noticias), así que si quieres decretar el toque de silencio sobre las negociaciones con ETA lo mejor es que memorices y utilices el término anglosajón". Dicho y hecho; apenas dos días después, Zapatero ensayaba con éxito la fórmula en León. Bueno, la intrascendente anécdota antes descrita es pura ficción; es cierto, en cambio, que la improvisada y espontánea respuesta en inglés del presidente del Gobierno estuvo precedida de un viaje familiar a Londres, motivado por el aprendizaje de la lengua de Shakespeare de una de sus hijas y que desde el PP se le ha criticado con dureza por haber utilizado un avión oficial de la Fuerza Aérea Española para un viaje estrictamente familiar, mujer, hijas y suegra, y por tanto privado.

Días antes de ganar las elecciones, Zapatero prometió en campaña electoral que cortaría de raíz "la propaganda del despilfarro del dinero público" y meses después, una vez instalado en la Moncloa, su departamento de prensa nos vendía el Código de Gobierno del Buen Gobierno como una suerte de panacea regeneracionista y austera para acabar, entre otras cosas, con el gasto innecesario ,desmedido e injustificado en la Administración.

Este episodio del avión, como en su día le ocurrió a Alfonso Guerra cuando esquivó un monumental atasco en Ayamonte solicitando un Mystere del Ejercito para llegar a tiempo a un festejo taurino, puede resistir a duras penas, por aquello de la representatividad y seguridad del presidente, un juicio ético, pero, desde luego, ninguno desde un punto de vista estético. No es presentable que quien presume de regeneracionismo político, utilice los medios públicos para fines privados de forma tan descarada hasta el punto de no maquillar el motivo del viaje para dejar a su hija, con una entrevista con Tony Blair al que ni siquiera vio y con el que tampoco habló por teléfono. Sí paseó con la familia por el centro de Londres, hizo "shopping" y hasta compró alguna prenda en Zara. Al menos no se podrá decir que Zapatero no españolea cuando viaja el exterior. Ahora bien, a qué precio ¿no?

Noticias relacionadas

Principios éticos en política

La ética sin el Espíritu Santo que le da vida es letra muerta

Trescientos

​Que me perdonen los deudos si al leer estas líneas se sienten heridos en su amor propio, porque esa no ha sido de ningún modo mi intención, pero no me negará el lector que una noticia semejante se merecía este u otro comentario

"La lucha por la liberación animal ha de desafiar al poder", Rosa Más

Protestas en toda España contra la explotación animal

El poder del dinero como catástrofe

“El pobre continúa marginado del circuito económico”

La gatita de la suerte

Un poema de Aurora Varela
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris