Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

¿Cómo va el turismo?

Lorenzo Bernaldo de Quirós
Redacción
viernes, 28 de julio de 2006, 07:16 h (CET)
Los datos sobre la entrada de turistas en España durante el primer semestre de 2006 reflejan un crecimiento del 6 por 100 con respecto a las cifras del año anterior. A simple vista esos registros muestran un sensible aumento de la actividad turística en nuestro país. Ahora bien, esa positiva noticia ha de ponerse en relación con una variable fundamental: el gasto realizado por los turistas en la Vieja Piel de Toro. Podría suceder y sucede que, aunque el número de visitantes extranjeros crezca, los ingresos procedentes del turismo no lo hagan. Si se analiza el peso del turismo en el PIB se ve con claridad una tendencia a su disminución. ¿Por qué sucede esto?

La razón es muy sencilla. Es cierto que entran más turistas en España pero también lo es que gastan menos que en el pasado. En concreto, el turista medio estaría gastando este año un 9 por 100 menos. Esto indica que los viajeros que vienen a España tienen un poder adquisitivo cada vez menor. El resultado es un descenso de los ingresos turísticos aunque el volumen de visitantes se incremente. Esta situación muestra una pérdida de capacidad competitiva de la industria turística nacional derivada de una especialización productiva de escaso valor añadido y muy vulnerable a la competencia de destinos baratos y/o con una combinación calidad-precio más atractiva.

El grueso del turismo recibido por España es de sol y playa. A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años, la oferta turística española no ha logrado reconvertirse hacia el segmento de alta calidad y, por tanto, de elevados ingresos. Si esta tendencia no se corrige, y será difícil, el futuro del turismo en España es incierto. Seguiremos recibiendo visitantes que aportarán cada vez menos a la economía nacional y seremos cada vez más vulnerables a la competencia de otros países que están comenzando a crear una estructura turística barata pero de mayor calidad y modernidad que la española.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris