Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Las antaño plácidas noches de julio

Fernando Jáuregui
Redacción
jueves, 27 de julio de 2006, 14:55 h (CET)
Julio es, ya casi tradicionalmente, mes de cierto reposo, de cenas y fiestas de amigos, de tertulias de café demoradas hasta altas horas de la noche. Es mes sociable, de confidencias y de sinceridades alentadas por la inminente fuga agosteña hacia el descanso. Eso era antes. Ahora, confieso que me he sentido sorprendido en más de una ocasión ante la carga de agresividad, ante la irritación y el clima de crispación que vive hoy esta sociedad española, habitualmente tan plácida y tranquila que en cierta ocasión Adolfo Suárez me confesó: "da gusto gobernar a los españoles, tan poco reivindicativos".

No sé si es la 'era Zapatero', que estaba destinada a ser la del buen talante y la reconciliación entre las dos españas, la que de tal manera agita los ánimos. O si es el país de la oposición, de un PP que encrespa los vientos y rompe pipas de la paz, el que nos tiene en este estado febril. Es el caso que en las tertulias, los no periodistas acusan con el índice amenazador al hasta ahora amigo periodista y le culpan de ser demasiado complaciente con el poder, o excesivamente entregado a la influencia de la oposición, o de mostrarse tibio en su deambular entre tirios y troyanos. Se buscan informadores combatientes, casi militantes, y tal vez por ello anden en Moncloa y en la sede 'popular' de Génova presionando para introducir y/o cesar, de cara a la próxima temporada, a determinados tertulianos radiofónicos y televisivos que les resultan incómodos: la moderación, la tolerancia, temo haberlo dicho ya alguna otra vez, no están precisamente de moda. Cotizan a la baja.

Puede, también, que sean los efectos del calor, pero, la verdad, no me lo parece: estamos resucitando, demasiado aprisa, todo aquel clima de contienda verbal, sectario y partidista, que caracterizó la peor parte de los mandatos de Felipe González y de José María Aznar. Zapatero llegó con promesas y alientos de cambio, de mayor participación, de menos trucos para con la opinión pública; me ha disgustado la manera como ha protagonizado su última aparición pública, en un 'sí pero no' apresurado con periodistas en pie y fuera micrófonos, en León. Me disgustan, asimismo, ciertas presiones de Moncloa y aledaños hacia los medios, remedo de otros tiempos y otras moncloas.

Y, claro, ese aroma insalubre se transmite a las antaño plácidas noches de julio; las tertulias de café (las radiofónicas, ya se sabe, andan encrespadas y a punto de vacacionar) se agrian, las bromas se troncan en descalificaciones e insultos. ¿Quién, quién es el responsable de habernos robado tantas risas nocturnas en este mes que se nos va?

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris