Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

El dedo de Pepe Blanco

Antonio Casado
Redacción
jueves, 27 de julio de 2006, 10:54 h (CET)
En vez de mirar hacia lo que señalaba José Blanco con el dedo, todos miraron al dedo. Veinticuatro horas después, cuatro observadores de la ONU mueren bajo las bombas israelíes en un ataque "aparentemente deliberado", según Kofi Annan. El dedo del secretario general de la ONU apunta hacia el mismo objeto que apuntaba el dirigente socialista español y espero que nadie se lo corte ni por ello ingrese en la nómina del antisemitismo. Ni él, ni el primer ministro libanés, Fuad Siniora, ni tantos dirigentes internacionales como han denunciado el desprecio a la población civil que supone la ofensiva militar sobre Líbano.

El embajador de Israel en Madrid, Victor Harel, y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ya han hecho las paces. No se trata de hurgar en una herida ya cerrada, en bien de la amistad hispano-israelí. Se trata sólo de llamar la atención sobre la superficialidad con la que se ha tratado el incidente por parte de la clase política y la Prensa españolas. Fiel reflejo, por otra parte, de la pobreza de un debate político nacional reducido a la ocurrencia, la descalificación y los golpes de efecto mediático.

El número dos del PSOE había declarado que el Ejército de Israel disparaba deliberadamente sobre personas civiles en Líbano. "En esta crisis los muertos civiles no son colaterales sino un objetivo buscado", fueron exactamente sus palabras. Y se armó la mundial. Blanco tuvo que oír de todo menos bonito. También por parte del embajador Harel: "Es lo más infame que se ha dicho". De las lindezas contra Blanco por parte de dirigentes del PP, mejor no hablar.

Sin embargo, todas esas reacciones quedaron confinadas en un reducto moral: el rasgado de vestiduras, que, por cierto, forma parte de nuestra común estirpe judeo-cristiana. De ahí no pasamos. Todos cargaron contra el dedo de Blanco, pero nadie se ocupó del objeto señalado por el dedo de Blanco. Ni un solo argumento, ni una sola razón asentada en hechos para reventar el exceso supuestamente cometido por Blanco.

Frente a los hechos de estos días y al margen de valoraciones o simpatías personales, basta hacerse algunas preguntas: ¿Creen de verdad los artilleros y pilotos israelíes, o quienes les mandan, que sólo disparan contra terroristas? ¿Cuántos terroristas hay entre los casi 400 muertos contabilizados hasta la fecha? ¿Tan torpes son los militares israelíes? En su ataque de dignidad herida, poco nos ilustran sobre estos detalles el embajador Harel, Mariano Rajoy o quienes han arremetido contra Blanco como arremetían los súbditos del rey desnudo contra el niño del cuento que osó decir en público que el rey estaba en pelotas.

Ese es el nivel del debate. Barato, artificial, sin rigor y con unas considerables dosis de odio al adversario político en clave nacional. Mientras Condoleezza Rice marea la perdiz en Roma hasta que Israel decida parar, el sufrimiento de los libaneses sigue siendo un tema menor en la agenda de Israel.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris