Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

A propósito de la memoria ‘histérica’

Jorge Hernández

miércoles, 26 de julio de 2006, 20:14 h (CET)
Vengo defendiendo con cierto esmero, aunque creo que sin éxito en mis conversaciones con varios amigos socialistas, que no son lo mismo los valores republicanos que los valores de la II República Española, entre otras cosas porque pocas repúblicas reciben un golpe de muerte y acaban en cuarenta años de dictadura. Quiero decir, que no es normal que los presupuestos de la II República desembocaran en una tragedia de la que ninguna de las dos facciones se salva con un mínimo de dignidad.

Yo, que sólo he visto a Franco en los libros de historia, creo firmemente que la revisión de la historia como instrumento político para tirarla en la cara del adversario es un ejercicio más bien poco honesto. Pero ojo, me parecen tan execrables esas corrientes revisionistas que sostienen que la responsabilidad de la guerra fue exclusiva de los republicanos, como el hecho de que se impulse una ley de la memoria histórica que pretende arrancar en 1939 obviando lo que pasó en 1931 o en 1923.

No voy a entrar en la cuestión de la legitimidad o la cuestión de la oportunidad de determinadas asociaciones dispuestas a desenterrar a los fusilados de uno u otro bando, pero sí en que esa recuperación se haga en nombre de una llamada ‘memoria histórica’. Más que nada porque así en global, la memoria histórica no se recupera, no es algo objetivo y común que esté ahí oculto y que deban recuperar todos los individuos. Me parece muy bien que cada uno haga esfuerzos máximos en tener la memoria fresca ahora bien, ‘la recuperación de la memoria histórica’ es una reivindicación ni mucho menos casual, sino más bien intencionada. Es más, ni siquiera la historia es un producto de la memoria, porque no es un recuerdo más o menos sentimental del pasado, sino su ordenación, interpretación y reconstrucción a través de la la contrastación rigurosa y científica de documentos. ¿O es que acaso usted que me lee tiene recuerdos de las andanzas de Carlos V, de la Batalla de Arapiles o del Descubrimiento de América?.

Si la historia no puede ser memoria, difícilmente la memoria va a ser ‘histórica’, diría yo que son términos más bien antitéticos. Mucho me temo que la memoria histórica que algunos quieren recuperar tiene mucho de intención partidista, o lo que es peor, convertir determinadas memorias personales y subjetivas en historia objetiva. Y por cierto, no olvidemos que la amnesia selectiva, es precisamente una de las características esenciales del funcionamiento de la memoria…y también de la histeria.

Noticias relacionadas

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio

Criticismo liberador

La crítica saludable es el resultado de contrastar la realidad con la luz que irradia la Biblia

¿Es seguro que la tecnología esté al alcance de los niños?

Actualmente los riesgos se aceptan rápidamente con gusto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris