Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La casa inteligente

Francisco Arias Solis
Redacción
miércoles, 26 de julio de 2006, 20:30 h (CET)
“Me quieres echar de este mundo, lo cual no me importa nada, porque me da el corazón que este mundo no es mi casa.” Augusto Ferrán.

Los diccionarios informáticos se han enriquecido con una palabra llamada a cambiar nuestra vida cotidiana Se trata de la domótica.

La domótica se propone no solamente integrar todos los equipos modernos para facilitar su uso y hacerlos dialogar entre sí, sino también desarrollar un conjunto de servicios capaces de convertir el hogar en “inteligente”. La seguridad automatizada protege contra los incendios, los daños causados por agua que se sale y los ladrones y atracadores. La promoción de la fuente de energía supone apreciables economías de electricidad, de fuel, de agua caliente. El mando a distancia de los equipamientos del ocio, sus derivaciones a todas las habitaciones, incrementan sensiblemente el confort.

Ya es posible –aunque no todavía totalmente asequible-comunicarse de una habitación a otra de la casa por teléfono, verse por videófono, apagar la televisión del cuarto de los niños desde el salón, verificar que sigue habiendo 20 grados centígrados de temperatura alrededor de la cuna del pequeño.

Se quiere reforzar la cooperación comunitaria en este sector decisivo del futuro inmediato, basado en la integración de los sistemas eléctricos, electrónicos e informáticos en el hogar. Se abre un mercado mundial prometedor, pero, como ocurre con otras tecnologías, este novísimo conjunto técnico supone también un gran desafío para la Unión Europea. En los países europeos, varias casas experimentales han sido ya construidas o están en proyecto.

Actualmente, el hogar normal es una verdadera pesadilla de obstáculos y desafíos inesperado para un robot: escaleras, camas, sillas, mesas y otros muebles esparcidos al azar, superficie de muy distinta textura y estructura, desde alfombras peludas a suelos de madera; animales domésticos y niños circulando a su aire por todas partes, y centenares de objetos de los más variados tamaños, colores y pesos.

Estos problemas –o por lo menos muchos de ellos- tendrán que corregirse para que en una casa sea eficaz un robot doméstico.

El hogar está cambiando radicalmente gracias a los avances de la electrónica, al miniaturización informática y las nuevas redes de telecomunicación.

Una casa inteligente dispondrá de varios sistemas de control de las máquinas caseras. Por supuesto, el ordenador doméstico puede supervisar las idas y venidas de todas las máquinas inteligentes. Cuando estén disponibles ordenadores más perfeccionados, las máquinas reconocerán la voz de su dueño o de cualquier persona que use una señal o una clave determinada. Ya hay algunos robots, capaces de reconocer varias voces diferentes.

El futuro es complejo y sugestivo. Cuando los sistemas domésticos comprendan lo que se les diga, cuando los programas contengan por sí mismos la temperatura de la calefacción en función de la meteorología, entonces habrá llegado la hora de la domótica para hacer más confortable la vida humana. Y como dijo el poeta: “Yo creí que con el tiempo, / las hipotecas se acabarían / y van aumentando / como las horas del día”.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris