Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

"If necessary, yes"

Pedro Calvo Hernando
Redacción
miércoles, 26 de julio de 2006, 12:56 h (CET)
Es verdad que hay que superar los malentendidos, como parece que se han dicho el ministro Moratinos y el embajador de Israel. Pero lo difícil de superar son los bienentendidos atroces como el "if necessary, yes", con el que el ex presidente Aznar daba el visto bueno a un posible bombardeo de Líbano por parte de una OTAN que tuviera en su seno a Israel. Hay que ver cómo se ponen con anécdotas como la de la kufiya, la pañoleta palestina que aquel joven le puso a Zapatero, o con esas declaraciones de Pepe Blanco de que Israel busca la muerte de civiles. Pero hay que ver qué poco se conmueven con el asesinato de cientos de libaneses inocentes o con esa monstruosa declaración de Aznar en inglés.

Es la vieja ley del embudo: tú puedes barbarizar o atentar contra todos los sentimientos y yo tengo que tragármelas todas y encima soportar tus insultos. Que no, hombre, que no, que ya está bien, que basta ya de blanduras y contemporizaciones en asuntos de esta trascendencia.

Le pueden preguntar a muchos españoles. Bueno, ya lo hacen las encuestas, y por eso sabemos que nuestros compatriotas se colocan muy mayoritariamente al lado de los pobres y de los aplastados, de los desplazados, de los perseguidos, de los asesinados. Lo hacen ahora, como lo hicieron a partir de 2002 con el conflicto iraquí. Y si la crisis del Próximo Oriente no se reconduce enseguida, veremos de nuevo las calles de España llenas de manifestaciones. Claro que hay que mantener buenas relaciones con Estados Unidos y con Israel, como hay que mantenerlas con los palestinos, los chinos, los mexicanos o los venezolanos. Sin ponerse de rodillas ante nadie y sin bajar la cabeza o callarse la boca ante ningún poderoso o altanero, como exige la dignidad e incluso el patriotismo bien entendido, no como lo entienden los de siempre. El símbolo es el presidente Zapatero recibiendo en la Moncloa a esos jóvenes socialistas de Israel y de Palestina, todos juntos y en paz. Por la paz y contra todas las guerras del mundo: ese es el único lema respetable y atendible.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris