Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Zapatero: "Rajoy me divierte. Es como el recuelo del café"

José Cavero
Redacción
miércoles, 26 de julio de 2006, 08:32 h (CET)
El extenso reportaje realizado en el suplemento dominical de 'El País' aporta, sin duda, datos nuevos sobre la personalidad y los modos de pensar y actuar del jefe del Gobierno. Aprovecha para señalar las actuaciones del Gobierno en los poco más de dos años de mandato: trajo las tropas españolas desplazadas a Irak, hizo aprobar la ley contra la violencia de género, la de igualdad, la de matrimonios homosexuales, la de dependencia, la del tabaco, la de reproducción asistida, la mejora de la ley del divorcio, se suprimió la tartamudez como causa de exclusión en el acceso al empleo público, se incrementó en un 30 por 100 la inserción laboral de personas con discapacidad, se aprobó una ley que reconoce la lengua de signos y la de asistencia gratuita jurídica a personas con discapacidad...

En algunas de sus afirmaciones resulta particularmente terminante, como cuando se refiere al jefe de la oposición, Mariano Rajoy. Dice de él que se pasó el primer año de oposición hablando del 11-M y llegó al segundo año sin respiración y muy averiado con respecto al Estatuto catalán... Dice también: "Veo con ironía ese aire de superioridad que transmiten algunos como Rajoy: Usted no sabe nada, usted no tiene proyecto, ni equipo ni ideas... Me divierte. Yo no estaba de acuerdo con Aznar, pero Aznar tenía un proyecto político. Rajoy, en cambio, es como el recuelo del café. Es el hombre de hace treinta años, incluso del siglo XIX. ¿No te lo imaginas perfectamente en el casino, pasando la tarde?"

Zapatero se siente muy distinto psicológicamente a Aznar y González y se ve, una vez terminada su etapa presidencial, "tranquilo, trabajando para el Consejo de Estado, ayudando en lo que pueda y dando algunas clases a alumnos de Políticas para decirles la verdad sobre este mundo. No me veo opinando ni intentando dar clases a mi sucesor de cómo se es presidente. Los expresidentes creen que hay que enseñar a ser presidente, lo cual, en democracia, es absurdo. Hay que aprender a ser presidente, pero no se enseña a serlo. Además, lo que se aprende sin estudiar no se olvida". Sobre las críticas, o las caricaturas malévolas, dice Zapatero que ni le molestan si le afectan. "Cuando más alejadas están de la realidad, menos me llegan".

¿Qué le emociona? Los subsaharianos, el problema de la inmigración. Sé que no podemos dejarles pasar, pero mi deseo sería poder ofrecerles trabajo a todos. Y tenemos que encontrar fórmulas para resolver eso. También le preocupa mucho la generación de los llamados mileuristas, los chavales que perciben mil euros por su trabajo... En los próximas elecciones, el voto joven ya a ser decisivo, alerta.

Sobre el poder: "El poder es un buscador incansable de excusas para demorar la solución de las tareas difíciles. Yo no estoy dispuesto a caer en ese vicio, por eso tomo decisiones cuando creo que es el momento de tomarlas. Evalúo los riesgos y mido las consecuencias, pero en esta evaluación jamás intervienen cálculos electoralistas. No te puedes imaginar hasta qué punto esos cálculos pueden retrasar las decisiones importantes. En el problema de ETA, si no hubiera elecciones dentro de dos años, estaríamos todos de acuerdo".

"He aprendido, en estos dos años en la Moncloa, a estimar aún más a la ciudadanía común, en la que hay un verdadero afán de cambio, y a ignorar a los que justifican tanto. Jamás he dicho a un colaborador que ya sé lo que me quiere contar". Y una noticia más: "Vamos a hacer un calendario de cierre de centrales nucleares. Hay que hacer crecer las energías alternativas. Los ciudadanos desconfían, con razón, de la energía nuclear porque no está resuelta la seguridad ni está resuelto el problema de los residuos". Es el Zapatero con el bagaje de dos años de ejercicio del poder crecido ante una oposición tenaz pero acaso inconveniente.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris