Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

1 de Mayo

Los dimes y diretes de ministros son dignos de ser representados en un sainete
Luis del Palacio
martes, 30 de abril de 2013, 09:00 h (CET)
Si no fuera por aquello de que “con las cosas de comer no se juega”, los dimes y diretes de ministros, ministriles, señorías –excelencias todas- serían dignos de ser representadas en una suerte de sainete escénico, con decorados pseudo barrocos y el ripio como vehículo de expresión. Por ejemplo:

ACTO I, escena 1ª

A su señoría lo encontré en la ría un día que llovía- dijo el ministro Gallardón, de sopetón.

- Núñez Feijoo, el increpado, le responde un tanto airado:

- A fuer que vuestra merced con las tasas hace masas de injusticias por doquier, es de justo parecer que a la justicia renuncia, como el toro de la Vega –bien cultural de Esperanza- renuncia al ministro Wert.
- De Guindos –repuso el otro diputado de la cosa- Mire usted que tiene potra el mantenerse sin otra mención de particular que una reforma agorera, laboral sin labor y cicatera, que convierte los derechos en empinados repechos y la sanidad en papel.
- No mezcle ovejas usted –alzó la voz un Montoro con cachicuerna altivez- pues merinas las compramos y por churras las vendemos.

- (¡Vaya negocio, pardiez!)

- El 1 de mayo un paño; lienzo de lágrimas es. Las tan temidas reformas se ajustan como una horma a la avidez del tan odiado ciempiés, que camina y trueca en yermos los despejados senderos donde avanzan, como pulgas, banqueros y consejeros, delegados, prebostes de estercolero, “teaparties” y princesitas, marchitadas margaritas de oropel.

- Perdónenme los lectores de esta columna mi incursión en la lírica del pareado.

¡Alzo mi copa de humilde zarzaparrilla –una bebida pasada de moda, pero aún así sabrosa- a los más de seis millones de parados, en su Día del Trabajo!.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris