Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:   Música

In Memorian. Syd Barrett (1946- 2006)

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
viernes, 6 de abril de 2007, 13:33 h (CET)
Recuerdo bien que pasaron semanas para enterarme de que ese gran tema como lo es Shine On You Crazy Diamond estaba dedicado a la persona que es motivo central de esta necrológica con aroma a agradecido tributo.

Si Enrique Vila Matas ha llegado a escribir un referencial libro sobre los Bartlebys en la literatura, en el que deja su sentada su pasión por escritores marcados por la opción de la renuncia creativa, no veo la razón por la que no pueda existir un texto ambicioso con relación a los Bartlebys de la música, si es que deseamos llevarnos por un denominador temático. En fin, podemos imaginarnos una lista de músicos que por variopintas razones decidieron dejarlo todo para luchar o hundirse en sus respectivas cárceles personales. Si ello llegara a ocurrir, no hay duda de que Syd Barrett sería uno los ilustres integrantes.

Natural de Cambridge, tierra que ha servido de inspiración de grandes obras literarias, plásticas y cinematográficas; la cual fue ideal para alimentar la vesania de quien fuera junto a Roger Waters y Nick Mason lo que hoy conocemos como Pink Floyd. Como sabemos, el nombre de esta banda es un tributo nominal a los cantantes de blues: Pink Anderson y Floyd Council. Lo mismo hizo este atronador al cambiar su nombre, Roger Keith Barrett, por el de un baterista de una banda local llamado Sid Barrett.

Una vez formada la banda esta se dedicó a ofrecer conciertos por todo Londres hasta que tuvieron la oportunidad de grabar su primer LP. Hasta el día de hoy es, a todas luces, clave The Piper At The Gates Of Dawn (1967), en el que se resaltan casi la totalidad de los temas escritos por Barrett.

La poesía que se deja ver en las letras de estas canciones están muy emparentadas a un legado poético de los poetas malditos franceses, pero del que Syd se valió para insuflarle una peculiaridad personal que estaba basado en el cosmopolitismo y en la desazón, ingredientes estos básicos que terminaron por canalizar toda la locura que este incomprendido llevaba dentro de sí. Con un agradecido aroma de fragilidad y nostalgia reposadamente inquieta. Característica esta que sucede muy contadas veces, pero solo acaece a elegidos como él.

Conciente de esta realidad, y como el mundo del arte consecuente todo está lleno de paradojas, Syd empieza a abusar compulsivamente del LSD. La experiencia con esta materia lo lleva a abandonar la banda definitivamente en 1968, siendo reemplazado por el guitarrista David Gilmour. Vale anotar que tanto Gilmour como Barrett llegaron a tocar juntos unos meses, pero el carácter insoportable de Syd, con todos los visos de la más alterada esquizofrenia dio pie a que este par de genios no llegaran a compenetrarse musicalmente.

Como solista entregó dos producciones importantes: The Madcap Laugh y Barrett. La gran mayoría de las canciones de este par de producciones fueron escritas entre 1967 y 1968. Luego de esto, ya no se volvería saber absolutamente nada de él, su presencia en el ambiente musical se había convertido en una leyenda viva, se hablaba mucho de él abusando de las hipótesis. Las únicas noticias que se tienen con certeza es que se fue a vivir con su madre en Cambridge, dedicado a la pintura y a la jardinería.

La noticia oficial dada por la representante de Barrett a razón de su muerte nos dice que él falleció el 7 de julio, días antes de su anuncio oficial, 11 de julio. No se ha querido dar razones de su muerte aunque es sabido que padecía de diabetes. La mejor forma de recordarlo es escuchando su música, como lo hago yo en estos momentos, presto a colocar el punto final, escuchando con espasmo y descontrol See Emily Play.

Noticias relacionadas

Lady Gaga y su 'descanso' del mundo musical

Reconoce lamentarse de su estado de salud

Ricky Martin deslumbró en el MTV Gibraltar Calling

Doce canciones, 50% en inglés y español

Hospitalizado el cantante de Smash Mouth

Por problemas respiratorios

Muere el único hijo de la cantante Natalie Cole a los 39 años

Un incendio quema el escenario principal de Tomorrowland Barcelona

El incidente en el Festival no ha dejado heridos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris