Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

¡Que le aproveche!

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 24 de julio de 2006, 20:47 h (CET)
Reproducimos, a continuación, a modo de referencia previa, la trascripción hecha por el diario Rebelión de uno de los fragmentos, el más destacado, de la conversación mantenida, off-the-record, entre George W. Bush y Tony Blair. Se trata de una información publicada por el diario británico The Guardian, de la que se han hecho eco, además, casi todos los medios de comunicación mundiales, aunque, eso sí, algunos norteamericanos, como la CBS, FOX News o la NBC han censurado los tacos -lo que no sabemos es si ha sido por decoro o por el bien de las relaciones internacionales patrias, esas que funcionan a las mil maravillas porque todos le “besan los pies”-. Comienza hablando el primer ministro inglés, y le responde, continuando dicho diálogo, el presidente norteamericano.

[…]

Blair: No podemos parar esto a no ser que consigas que haya acuerdo sobre este asunto internacional.

Bush: Sí

Blair: No sé lo que habéis hablado entre vosotros pero como te digo estoy dispuesto a probar y a ver cuál es la postura del país pero necesitas que se haga rápidamente porque si no entrará en una espiral

Bush: Creo que Condi va a ir dentro muy poco.

Blair: Pero eso eso eso es lo importante. Tú, te das cuenta de que llevará tiempo que eso salga adelante

Bush: Sí, sí.

Blair: Pero al menos le da a la gente...

Bush: Es un proceso, estoy de acuerdo. Le conté tu oferta de ...

Blair: Bien,... es sólo, quiero decir... sabes. Si tiene un..., o si necesita tener el terreno trillado como si fuera... Porque, obviamente, si va tiene que salirle bien, mientras que yo puedo ir y solamente hablar

Bush: Mira... la... cosa lo que tienen que hacer es hacer que Siria, hacer que Hezbolá pare toda esta mierda y se acabó

[…]

Seguramente, muchos de ustedes, ya saben que esa fue la conversación que ambos dirigentes mantuvieron durante la última reunión del G8 en San Petersburgo. Lo más llamativo, curiosamente, ni siquiera son las palabras que pronunció Bush –de todos es ya conocido cómo se las gasta-, sino el modo de hacerlo, aunque eso tampoco deja de ser una iteración en los últimos tiempos. Recordar, por supuesto, ese incidente con las archifamosas galletas y otros episodios más de infausto recuerdo. En esta ocasión, la presa era un bollo de mantequilla, uno de esos productos que, junto a la crema de cacahuete, viene a significar el tótem de la cultura gastronómica tejana. Bueno, eso sería generalizar demasiado, digamos mejor de uno de sus máximos exponentes para lo bueno, que podría ser bastante poco, por no decir nada, y de lo malo, cuya lista podría llevar el mismo apellido que la historia de Michael Ende. Como postre, para rematar la faena, el mandamás le pidió a uno de los camareros una Coca-Cola light. Ya saben, suponemos que será por eso de mantener la forma, porque además del “footing”, después de un pecado, ha de venir la redención, en este caso, en forma de burbujas.

Los micrófonos no son burbujas ni setas que crecen en el campo, ni armas de destrucción masiva, es algo que algunos políticos deberían aprender, aunque sí pueden tirar por el suelo, o acabar de rematar, la reputación, si es que todavía la tienen. El problema es que la mierda a la que se refirió Bush son vidas de personas, muchas de ellas siquiera niños, que sí que acaban tiradas por el suelo, pero bajo los escombros, acribillados por cohetes y misiles. La mierda, en todos los sentidos, es difícilmente digerible, aunque algunos parecen haberse acostumbrado a usarla a diario como condimento. Esperemos que no haya muchos que la sirvan a su mesa, porque, entre las normas cívicas y morales, está la de no llevarse mierda a la boca y comer con la boca llena. ¡Que le aproveche!

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris