Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Se acallan las tertulias

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 24 de julio de 2006, 20:47 h (CET)
Ni siquiera el calor aplastante que envuelve el hemisferio norte ha conseguido acallar, ni las armas en Oriente medio, ni las voces postelectorales en México. Esta, sería la crónica más sucinta que un avezado corresponsal de la Aldea trasmitiría al mundo entero. La gente tiene las maletas casi hechas, el pasaporte listo, y billetes reservados para sus vacaciones, que es lo que realmente importa.

Como todos los meses de agosto, sucederá lo mismo. Las agencias “aflojan” en sus contenidos de noticias; las tertulias radiofónicas dan vacaciones, también, a sus más conspicuos contertulios. Sí, se ha escrito “contertulios”, que es la adecuada denominación sustituida hace unos años por la “horteril” de tertulianos. Desde el respeto histórico, no puede confundirse esa ralea de voces desaforadas que sirven con sus palabras, no con el pensamiento –porque es posible que ni lo tengan claro-, con Quinto Septimio Florente TERTULIANO, ilustre varón romano afincado en Cartago durante el S. II, que exaltó la ortodoxia y se convirtió en el defensor de la lucha contra la herejía al manifestar que sólo los portavoces autorizados de la Iglesia pueden interpretar las "Escrituras" (Artehistoria.com).

Dejarán de tronar esas voces que se quitan la palabra unos a otros, y entre la falta de noticias, y el silencio radiofónico, parecerá que ha vuelto la paz. No la de los cementerios, sino la pasajera de las playas y restaurantes de verano. Con septiembre, volverán los “problemas”, y los codazos para re-situarse los mal llamados tertulianos en las nuevas parrillas de temporada. ¿Y, si, se les diera vacaciones todo el año? Tal vez, el pueblo “currante” cargado de su hipoteca, colegios, y demás ataduras, viviría más tranquilo. Pero en fin, algo hay que oír mientras se va en el coche al trabajo, o leer durante el desayuno, o escuchar hasta que vence el sueño. Tal vez, en el fondo, esa sea su misión, la de distraer, pero, nunca, tomarlos en serio. Pasa como con los políticos, si estuvieran de vacaciones todo el año, molestaría menos al sufrido aldeano que bastante tiene con sus cosas.

La “actualidad” no puede ser, tan sólo, un fin para la holgada situación de vociferantes financiados por la publicidad, que es la que todo lo sostiene. El apodo de “sacamuelas”, y su facilidad para la verborrea, se lo ganaron los dentistas de antaño porque con su no interrumpida cháchara distraían de tal modo al paciente, que, en un santiamén, le arrancaban la muela enferma con gran habilidad, incluso, en ocasiones, tan sólo con la fuerza de sus dedos. No es que estén capacitados para la oratoria, como le ocurre al político que se cree capaz de convencer de que lo negro es blanco, que el crimen es, tan solo, violencia, y, que, la paz es atraerse al delincuente. Los “tertulianos”, sirven al sesgo del programa que les contrata, aunque sea de un matiz, y la temporada que viene de otro. Esto, estaría muy bien, cada uno ha de buscarse las habichuelas donde las haya, pero, el caso es que confunden, sobre todo, a aquellos que no distinguen entre la distracción y la información.

Cuando la Aldea era menos global, y estaba localizada la información, en esta época de silencio noticioso del estío, surgieron las “serpientes de verano”. Así nació el monstruo del Lago Ness, que cada mes de agosto hacia su “aparición” para frustración de los turistas que se llegaban hasta Escocia para verlo. ¿Qué clase de serpientes nos traerán este año? Lo doloroso es que, de momento, con el Líbano saltando hecho añicos y con dos soldados israelíes secuestrados, no se necesitan más monstruos.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris