Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Puente de plata a Qatar

El país avanza y todos perdemos el miedo, no hay por qué tenerlo en un país democrático aunque la Jefatura del Estado se haya quedado obsoleta
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 25 de abril de 2013, 07:48 h (CET)
Hace unos días saltó la noticia, Iñaki Urdangarín podía marchar a Qatar como ayudante de Valero Rivera, el que hasta ahora era seleccionador del equipo nacional español de balonmano y gran amigo de Urdangarín, pero existe una pega de tipo legal y es que el todavía Duque de Palma no tiene el titulo de entrenador y por tanto al parecer no puede realizar este tipo de trabajo. Inmediatamente se dijo que sus labores en la selección de Qatar sería el de encargado de las relaciones institucionales, un papel para que el ha demostrado estar más que sobrado.

Al mismo tiempo se supo que el rey Juan Carlos días antes de conocerse esta noticia había hablado telefónicamente con el Emir de aquel país con el que parece unirle una buena amistad, y cómo somos muy mal pensados volvimos a ver la mano regia en este desplazamiento del yerno real a tierras qatarís, como la vimos cuando hace algunos años se le alejó de Zarzuela colocándole en Telefónica y enviándole a Washington con una buena remuneración.

El refranero español dice que “a enemigo que huye puente de plata”. En este caso el supuesto “enemigo” no huye, lo largan con viento fresco para que no siga molestando más los intereses de la corona que ya tiene bastantes quebraderos de cabeza con los safaris reales a la caza de elefantes y la “amiga entrañable” del Jefe del Estado, amiga por cierto un poco lenguaraz y que con sus declaraciones a la prensa ha puesto en el disparadero al Gobierno presidido por Mariano Rajoy e incluso al que anteriormente presidió Rodriguez Zapatero. Después de varias semanas todavía no sabemos cuáles eran los trabajos que la ínclita, bella y rubia dama alemana realizó en su día en favor de España.

Está claro que en Zarzuela llevan un año sin vivir con la tranquilidad con la que antes lo hacían, el rey, con la boca pequeña, tiene que pedir perdón mientras sigue pasando por el quirófano y algunas voces piden su abdicación mientras el príncipe Felipe es abucheado cuando acude a la entrega del Premio Cervantes entre banderas republicanas y gritos de “España mañana será republicana”. El crédito que el rey ganó entre el pueblo el 23-F se le ha terminado y han sido los mismos miembros de la Familia Real quienes lo han agotado con sus actuaciones. Durante años nadie se atrevía a realizar la más mínima crítica sobre los Borbones reinantes en España actualmente y algunos de los que lo hicieron lo pagaron con el ostracismo.

Pero el país avanza y todos perdemos el miedo, no hay por qué tenerlo en un país democrático aunque la Jefatura del Estado se haya quedado obsoleta, como lo son todas las monarquías, y no sea elegida por el pueblo en unas elecciones libres. El “escándalo” Urdangarín ha salpicado, y mucho, a la Casa Real aunque desde Zarzuela se intenté parar el chaparrón como sea, incluso haciendo algo que nunca se hizo y que sobrepasa los limites de los poderes que la Constitución otorga al rey como ha sido el hecho de ponerse al lado del recurso que la Fiscalía Anticorrupción, por orden del Fiscal General del Estado, ha interpuesto contra la imputación de la infanta Cristina, esposa de Urdangarín.

Y mientras Urdangarín decide si toma o no el camino de ese puente de plata a Qatar cada día van saliendo más y más datos que abundan en las sospechas de que durante años ha estado aprovechando las influencias familiares para llenar sus arcas. Conforme se hacen públicos más folios del sumario nos vamos enterando de todos sus trapicheos y de cómo de manera “personalísima” se contrataba como asesor internacional de diversas empresas con unos elevados estipendios. Esto tal vez no sea delito, pero la mujer del Cesar además de ser honrada ha de parecerlo y aquí no se cumple este requisito amén de facturar todos estos servicios, repito, “personalísimos” mediante la empresa Aizzon para evadir impuestos, y esto si que es un hecho delictivo.

La Justicia tiene que ser justa e “igual para todos”, como dijo el Jefe del Estado en unos de sus recientes mensajes navideños. De no ser así los sufridos vecinos de este país dejarán de creer en ella pero tampoco creerán en la llamada principal institución del país. Tal vez no está el horno para bollos por el actual momento económico pero quizás ha llegado la hora de que se de a los españoles la oportunidad de decidir si quieren seguir igual o ha llegado ya la hora del cambio desterrando para siempre privilegios de clase y nacimiento. La sangre de todos es roja, la azul solo existe en los cuentos de princesas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris