Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

El día después

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
viernes, 21 de julio de 2006, 21:47 h (CET)
Según el estudio realizado por un portal europeo de Internet, uno de cada tres españoles rechaza el matrimonio como forma de vida. Ese dato indica que un 33,3% de la población tiene pareja estable y tiene intención de casarse, cuando consigan ahorrar para comprarse un piso, todos los gastos que conlleva una boda y, por supuesto, el imprescindible viaje de novios y la letra del coche, para ir al trabajo cuando se establezcan las rutinas. Otro 33,3% de la población vive y deja vivir, y huye de la estabilidad emocional para disfrutar del sexo sin compromisos, con sus semejantes, o con un alto porcentaje del primer tercio de la población, los que terminan divorciándose. El último 33,3% de la población española es una mezcla de ambos, justamente aquel que todo lo busca y nada le satisface. Pasan los años y comienzan a surgir las prisas por encontrar una estabilidad de la que han huido durante toda su vida.

La sociedad actual avanza muy rápido y, de forma casi inevitable, se vive todo muy deprisa. Especialmente en materia de sexo, cuya edad media en la que se tiene la primera experiencia está en los 16 años. Teniendo en cuenta que hay personas que se inician incluso superados los 20 años, eso significa que hay un alto porcentaje de niños y niñas que aprenden antes a disfrutar de su cuerpo que a decidir su futuro. Y como no podía ser de otra manera, llegan problemas como las enfermedades o los embarazos no deseados.

En los últimos años se ha triplicado el uso de la píldora del día después. Aunque no ocurre en todos los casos, generalmente las jóvenes acuden a las farmacias y hospitales después de haber mantenido relaciones sexuales sin protección. Y casi siempre es por decisión propia, en una época donde la información sobre el sexo no es precisamente escasa, o fruto de la pasión incontrolada que deriva en muchas ocasiones en embarazos que concluyen con un aborto, algo que siguen aumentando de forma alarmante.

En esta semana Sanidad ha presentado una nueva campaña para prevenir, entre otras muchas enfermedades, el temido SIDA. Un acto tan sencillo de realizar y a la vez tan complicado de recordar en ocasiones, como les ocurre a los conductores con el cinturón, podría solucionar muchos dolores de cabeza en el futuro. A día de hoy, y a pesar de que año tras año aumenten los infectados por SIDA, hay un preocupante sector de la sociedad que no tiene inconveniente en practicar el sexo sin protección.

Pero todo lo anterior no es absolutamente nada comparado con los siguientes párrafos. Lo que me resulta más preocupante es que los que se hacen llamar Foro de la familia critiquen la campaña de Sanidad. Por si alguien no la ha visto, es impactante. En mi opinión es muy buena, perfecta para la ocasión. Está dirigida a los jóvenes y en pocos segundos consigue conectar con ellos, gracias a la simulación de un concierto, y usando la palabra “actúa”, tan frecuente en el mundo de la música, comienza a citar todas las enfermedades que nos pueden infectar si no usamos el preservativo. A mí me parece brillante la idea, un diez a los creativos.

Pero siempre hay alguien para criticar, y una vez más ha salido a la palestra el Foro de la familia. Dicen que ese anuncio promueve la irresponsabilidad sexual y que incita a la promiscuidad. Cuando he leído eso me preguntaba si tendrá algo que ver el histórico rechazo del preservativo por parte de la Iglesia y un sector de mentes cerradas que exponen a sus hijos, parte de la familia que predican, a todas esas enfermedades.

Si me ha gustado tanto el anuncio es porque, por una vez, en lugar de acudir a la responsabilidad lógica para rescatar a los irresponsables, se han puesto en el lugar de los jóvenes. No es lo mismo hacer un anuncio desde su ambiente que una pantalla de fondo negro y la palabra NO, por ejemplo, para que los jóvenes dejen de drogarse. Es muy probable que muchos jóvenes reflexionen al ver el anuncio y lo comenten entre ellos, algo que ya será mucho, y quedará trabajo por hacer.

El anuncio de Sanidad ha dado una gran lección a todos los ayuntamientos en problemáticas cívicas tales como la del botellón. En lugar de prohibir algo radicalmente y negarse a buscar una solución, han observado el problema, lo han comprendido y han innovado. Seguro que tendrán más éxito que el Ayuntamiento de Barcelona, que ahora ha encontrado la solución para evitar el botellón en la ciudad. Han decidido cerrar parques y jardines con el infalible método de colocar vallas, en tiempos de avances tecnológicos, que probablemente lo único que lograrán es enfurecer más a todos aquellos que destruyen cuando se sienten atacados y no apoyados.

Noticias relacionadas

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales

Un cráter lunar en la batalla de Nanawa

Por estas fechas del año 1933, seis mil bolivianos atacaban el fortín Nanawa, defendido por unos dos mil quinientos paraguayos

¿Pueden representar a España, en Eurovisión, separatistas catalanes?

“La traición, aun soñada, es detestable” Félix María Samaniego

Regenerarse cada día

A veces se nos olvida defender nuestra propia dignidad y nos la roban
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris