Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A pie de calle  

Antinatural (geográficamente hablando)

Paco Milla
Paco Milla
viernes, 21 de julio de 2006, 21:44 h (CET)
Si es que no puede ser. En el norte, en plena cornisa cantábrica, no puede ni debe hacer calor. Pensemos que hay muchísima gente que “sube” al norte para pasar julio y agosto “fresquitos”. Sí, sí, les gusta ponerse la “rebeca” a las ocho de la tarde y utilizar el paraguas frecuentemente... lo necesitan y el único resquicio que les queda (que les quedaba) es la cornisa norteña.

Los expertos llevan años asegurando que, efectivamente las altas temperaturas inciden sobre el cerebro y por tanto sobre la agresividad y/o comportamiento natural del humano. Esto quiere decir que ante un mismo acto o situación, un ovetense, en teoría, reacciona de forma diferente a un almeriense y oiga, que vamos a tener que empezar a pensar que si, que es cierto.

Tomando una sidrita con mi jefa y “la” Pallares, que es una amiga nuestra, nos cuenta que su padre, lleva años insistiendo sobre este tema y lleva razón el hombre.

Vean si no. Les narro tres “perlas” del periódico de hoy, en latitudes norteñas: Fulanita de tal, jefe de socorristas de Gigia, declaraba que ante la bruma que inesperadamente se levantó, desde el mar hacia la ciudad, la playa quedó totalmente oculta por una densísima niebla (la bruma famosa), de forma que “los mas juicioso que se me ocurrió fue dar continuos mensajes a través de megafonía, tanto a los socorristas, como a los bañistas, en el sentido que todos, absolutamente todos, deberían de abandonar al menos la idea de bañarse, ya que era imposible que en caso de apuro los socorristas pudieran divisar a los “nadadores” a no ser que estuvieran a una distancia inferior a un metro.

“Es que se masticaba la niebla” –dice la responsable de salvamento-.
Pues claro… normal que el mar reaccione…

¿Cuándo se vio que Asturias estuviera a 37º?. No puede ser…oiga, ¡ esto que no se vuelva a repetir!... Pero hay dos perlas mas:

“Anciano de 84 años arremete contra el vecino de arriba con un cuchillo, a causa del ruido que este hacía con sus zapatos al caminar por su piso…. No coment.. ¿Será el calor?

Pero como en la vida siempre hay un mas allá, en el periódico de hoy también:

Una vecina de Gijón, denuncia al grillo de su vecina, por sobrepasar los decibelios permitidos a altas horas de la madrugada. Una vez personada la Policía Municipal en el lugar, se comprobó que por escasas décimas el canto del bicho NO SOBREPASA la medida legal… a lo que la denunciante dijo:

Pues yo sigo diciendo, que ese hibrido entre cucaracha y cantor de opera no me permite dormir… que lo fusilen. A lo que la dueña la contestó:

A mi “Caruso” no me lo toca nadie, porque tengo encima del armario un “fusil” de mi difunto, que era guarda del monte y os crujo a todos si os acercáis a él…¡canta Caruso, canta tu que puedes y sabes!

En fin …¿ustedes que opinan?... voy a darme una ducha fría. Hasta otra.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris