Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Interferencias en la escena del terror

José Carlos Navarro (Málaga)
Redacción
viernes, 21 de julio de 2006, 21:47 h (CET)
No deberí­a de sorprender que el presidente Rodríguez se estampe el pañuelo palestino al cuello en pleno conflicto bélico entre Israel y el terrorismo palestino y libanés. No es una consecuencia efectista y de imagen de la secuencia de la sentada ante la bandera norteamericana.

Más allá de la escasa proyección internacional del paréntesis gubernamental español -que no de España-, el hábito hacer al monje y el que con el se retrata aparece en la foto. El informe británico que estudia a las personas por sus andares, más fácil lo tiene con meteduras de pata, a pesar de ya saber de qué pata se cojea. La relevancia de que el pañuelo sin estar en el río, no plegado en el bolsillo cual pliego de papel es escasa, lo demuestra que el ministro sirio ex-embajador en España aplaudiera la consabida propuesta española. Nada efectiva por cierto, ya que reuniones de paz en lugares de parte no son nunca bien acogidas. Por tanto, no es más que un efecto más de lo que estamos acostumbrados en la cedefalopodía mediática con demasiada tinta oscurantista. Es un acto más de enmascarar las negociaciones y actuaciones con Eta-Batasuna por parte del Gobierno, en lo que no está pareciendo un tranquilo verano en cuanto a noticias. Interferencias en la escena del terror, de quién nada dibuja con su civilizaciones aliadas, ni tiene sentido del ridículo. Interferencias para intentar descarrilar a los medios que siguen puntualmente la ignominia negociadora. De territorios y soberaní­a nacional.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris