Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Cosas que suceden en Sudamérica...

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 21 de julio de 2006, 21:44 h (CET)
No sé si saben que la ciudadanía en Méjico se encuentra dividida en dos. “Las dos Méjicos”, que dirían los cursis. Recientemente se celebraron en aquel país elecciones presidenciales. Hay que recordar que Méjico, después de 70 años de gobierno del PRI -partido en el que se mira desde hace años nuestra progresía del PSOE que también desearía permanecer 7 décadas en el poder-, disfruta de una democracia joven y aún poco consolidada.

Felipe Calderón, candidato del centro derecha, ganó las elecciones por un margen muy ajustado: unos cuantos miles de votos sobre millones de sufragios emitidos dieron la victoria al candidato conservador.

Frente a él el candidato populista de la Plataforma “Por el bien de todo” (¿a que el nombre se las trae y ya lo dice todo?) apoyado por los Chávez, Morales y Castro: Andrés Manuel López Obrador. Líder izquierdista que no ha aceptado los resultados electorales, o lo que es lo mismo, su derrota, y ha prometido, en una innegable demostración de talante, ganar con movilizaciones en las calles lo que las urnas –los ciudadanos- le han negado. Así, el líder de la oposición, López Obrador, anda sacando a la calle a sus militantes todas las semanas. López Obrador ha prometido no parar las movilizaciones hasta llegar a la presidencia del país. ¡Cómo va a gobernar la derecha Méjico! Eso no cabe en la cabeza del líder de izquierdas.

En esta espiral revolucionaria en que se encuentra inmerso Méjico no podían faltar las agresiones. Y es que Felipe Calderón ha sido agredido por los seguidores de López Obrador cuando abandonaba el Círculo de Periodistas en la capital del país.

¿Y qué ha hecho López Obrador? ¿Acaso ha expulsado a sus seguidores de su partido? ¿Acaso ha condenado tan totalitario comportamiento? ¿Acaso ha dicho que él es un demócrata y que no puede consentir que se trate de linchar al adversario político? No.

López Obrador se ha negado a condenar la agresión. Es más, la ha justificado. Según López Obrador agredir al adversario es un acto de “legítima defensa”: "No estoy de acuerdo con estas acciones, pero también te digo que el agravio de pisotear la voluntad del pueblo de México es mayor, que no se puede actuar con el cinismo como lo está haciendo el candidato de la derecha", declaró a una emisora de radio. Cuando fue preguntado si condenaba la agresión sufrida por Calderón su respuesta fue: “No, condeno el fraude electoral” (fraude que no ven ni los observadores internacionales ni nadie salvo él).

El caso es que yo cuando leí estas declaraciones ya no supe si estaba leyendo declaraciones de López Obrador o de José Blanco. Si habían agredido a Felipe Calderón o a Mariano Rajoy. Si esto que aquí les relato había sucedido en Méjico o en España; en Zamora o en Méjico D.F.

Y aún alguno exclamará: "¡Qué cosas pasan en Sudamérica!"

Noticias relacionadas

La crueldad del desarraigo

“Uno vive del donarse y del acogerse"

Con Sáenz de Santamaría el PP sería un zombi errante

“Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.”J.L.B. – “La otra muerte de El Aleph”

Pedro Sánchez se hizo un Sánchez

El anunciado programa de Gobierno fue sustituido, sin más, por pinceladas

Sobre la Virgen del Carmen y su fiesta

J. Romo, Valladolid

En huelga por Cristiano

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris