Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Encadenado al ordenador

Francisco Arias Solís
Redacción
viernes, 21 de julio de 2006, 21:47 h (CET)
“En preguntar lo que sabes
el tiempo no has de perder...
Y a preguntas sin respuesta
¿quién te podrá responder?”


Antonio Machado

Vivimos la edad de oro de la informática que se ha instalado en la oficina y ha entrado en nuestros hogares. Sus ventajas son infinitas; sin embargo, más de la mitad de las personas que trabajan diariamente ante un ordenador sufren trastornos de salud.

Es demasiado frecuente que al llegar a casa después de una jornada de trabajo frente a un ordenador los trabajadores se quejen de dolor de cabeza, vista cansada, cuello encasquillado, cansancio, malestar general, etc.

La paulatina disminución de la agudeza visual es una de las enfermedades que más ha aumentado en los últimos años, pero existen otras muchas causadas por la mala disposición de esta herramienta de trabajo, la incomodidad de las posturas que han de adoptarse para desempeñar las tareas diarias, etc.

Las posturas indeseables ante el ordenador son causante de la morbilidad por sedentarismo que tiende a provocar el deterioro de la aptitud física e incluso de la salud. Los episodios de dolor de espalda de origen mecánico tienen un valor capital en la prevención del esfuerzo postural, pues constituye un aviso de las intolerancias posturales.

La falta de ejercicio físico dificulta el poder borrar el estrés mental producido por el trabajo frente al ordenador y renovar la cenestesia (satisfacción de vivir); asimismo frena la recuperación de la fatiga, especialmente de la fatiga producida por las contracciones musculares estáticas propias de las posturas indeseables. La supresión de toda actividad física, puede convertir la jornada ante el ordenador en una fuente de fatiga insoportable tanto física como sensorial. A este respecto hemos de recordar que cada vez está más extendida la idea de que el esfuerzo más penoso es el que produce el trabajo estático.

Trabajar día tras día frente al ordenador, independientemente de la condiciones del entorno ha proporcionado las conocidas enfermedades causadas por lesiones musculares repetitivas, cuyo caso más espectacular puede ser el que provoca unos fuertes dolores en las vértebras cervicales y que son tan frecuentes entre los que pasan horas delante del ordenador, es decir, secretarias, administrativos, periodistas, operadores de bases de datos, técnicos de diseño, etc.

El problema ha alcanzado tal nivel de preocupación que la CEE, en su día, estableció mediante la Directiva 90/270/ CEE de 29 de mayo, las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas al trabajo con equipos que incluyan pantallas de visualización. Dicha Directiva ha sido transpuesta al Derecho español mediante el Real Decreto 488/ 1997, de 14 de abril, que básicamente regula los dos puntos conflictivos para el trabajador: un equipo y material de trabajo muy pobre (sillas y mesas poco adecuadas al trabajo durante horas) y el entorno de la persona en el lugar de trabajo (niveles y calidad de luz, nivel de ruido ambiental, temperatura...)

Esta norma está destinada a garantizar que de la utilización de los equipos que incluyan pantallas de visualización por los trabajadores no se deriven riesgos para la seguridad y la salud de los mismos. A tal fin los fabricantes de ordenadores y de equipos , mobiliario, etc. deben respetar el derecho a la salud de las personas que han de utilizarlos Pero el compromiso de los fabricantes será insuficiente si en las empresas donde se utilizan los ordenadores no se establecen unas condiciones que sean seguras y no entrañen riesgos para la salud de los trabajadores. Y es que , como dijo el poeta: “Todo lo que estás mirando / no tiene más realidad / que la que tú le estás dando”.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris