Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

Sobres o sueldos

Cada día entramos en un capítulo más de este circo o corrida de toros en el que se ha convertido España
Francisco Morales Lomas
viernes, 19 de abril de 2013, 07:44 h (CET)
Hay personas que no tienen para llegar a fin de mes. Lo dijo en una ocasión la presidenta de la comunidad de Madrid, pobres de solemnidad donde las haya. Y es lógico, hay que pagar el servicio, a los chicos en buenos colegios y otros gastos que no tienen el común de los mortales. Hay personas que necesitan más. Sabemos que es así y usted, ciudadano perdido en su mísero sueldo, no tiene derecho a quejarse, que no tiene chica de servicio ni perrillo que le ladre.

Hace algún tiempo nos desayunábamos con los sobresueldos de la cúpula del PP, con los viajes de Bárcenas a Suiza, con sus papeles y sus cosillas; hoy lo hacemos con la información que ofrece el diario El País de que el PP camufló sueldos de Aznar y su cúpula como gastos de representación.

Se sabe que los ministros no pueden legalmente percibir remuneraciones al margen de su cargo, pero al parecer se sospecha, la justicia dará o quitará la razón, que Bárcenas comienza a registrar pagos trimestrales o semestrales a la cúpula del PP y a algunos de sus ministros a partir de una determinada fecha. Incluido el señor Rajoy.

Todo lo cual ha sentado muy mal a la señora Dolores de Cospedal, que ha de mantener limpia, fija y esplendorosa a esa institución llamada PP; y su abogado ha enviado una misiva al director de El País en la que le advierte con acciones penales porque según el PP este diario lesiona el honor de sus dirigentes.

El honor, ¡qué hermosa palabra! Como dijo nuestro dramaturgo del XVII, Pedro Calderón de la Barca, el honor es patrimonio del alma y el alma solo es de Dios, o de los bancos.

Sean sobres, sobresueldos, sueldos, retribuciones de representación… o lo que sea, con ello se nos advierte que los españoles vivimos en la inopia y, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, porque a alguien le da por platicar, parlamentar o largar, nos encontramos con escenas de la vida española que han surgido en vodeviles, astracanadas, esperpentos… y no son nuevas sino antiguas, muy antiguas. Ya nadie se rasga las vestiduras por nada en España. Estamos curados de espanto. Cada día entramos en un capítulo más de este circo o corrida de toros en que se ha convertido el país. Una corrida de toros a ratos cómica, estilo bombero torero, y a ratos trágica, con lanzamientos de tu hogar, desahucios y suicidios… pero en el que siempre sale empitonado el mismo: el pobre ciudadano que paga religiosamente sus impuestos y ve como todo sucumbe a su alrededor.

Ni siquiera el último análisis del FMI nos altera el ánimo lo más mínimo: España no levantará cabeza durante todo el 2013 tampoco…, y lo que te rondaré morena. Sigan con el baile, señoras y señores, el espectáculo no debe finalizar.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris