Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Nicolás Maduro deja sin rumbo a Aldo Zucolillo

Con la derrota de Capriles en Venezuela los voceros del pensamiento retardatario y enemigos de la integración regional se dieron de narices contra la realidad
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
viernes, 19 de abril de 2013, 07:32 h (CET)
Un proverbio anónimo aconseja nunca cantar victoria antes de tiempo, y quienes pensaban que enterrando a Hugo Chávez se libraban de su fantasma lo hubieran tenido en cuenta. Aquellos que desoyeron este consejo y festejaron la muerte del líder bolivariano como el fin de su proyecto integracionista, socialista y anti-imperialista en América Latina, se dieron de narices contra la realidad el último fin de semana, con el triunfo de Nicolás Maduro.

Entre quienes anunciaban con fervor la victoria antichavista que al final no fue tal se encontraba -cuando no- el propietario del diario ABC color de la capital paraguaya, Aldo Zucolillo, quien presagiaba con enormes titulares que el desconcierto había ganado a las filas chavistas, y que los seguidores de Chávez y su proyecto se encontraban huyendo despavoridos ante el retorno del puntofijismo a Venezuela..

Tanta es la depresión que le ha causado el resultado electoral, que su diario es el único del continente que aún no reconoce el triunfo chavista, inclusive luego de que lo hayan hecho todos los países sudamericanos, España y la misma OEA.

Se ignora cuál será el rumbo editorial que tomará al respecto este añejo campeón del pensamiento retardatario, pero lo cierto es que sus campañas contra el Mercosur y la integración regional ya nadie las toma en serio en Paraguay.

Todos los candidatos a la presidencia del pais, inclusive los más conservadores, han anunciado que se esforzarán por volver al bloque regional, del cual el pais fue marginado de manera humillante debido a las posiciones que promovía Zucolillo desde su diario y que algunos actores políticos asumieron para complacerlo y lograr espacio en su medio.

Campañas contra la integración
El intelectual estadounidense Noam Chomsky ha hecho notar que la integración latinoamericana debilita el poderío del imperio estadounidense en la región, motivo por el cual los conservadores como Zucolillo se abocaron a sabotearla.

El poder mediático al servicio del imperialismo realizó todo tipo de campañas buscando romper la armonía y entendimiento que hace unos años empezó a reinar entre los líderes sudamericanos.

Como respuesta, el líder bolivariano Hugo Chávez impulsó la CELAC como alternativa a la OEA y los NOAL como alternativas a la ONU, además de vigorizar el ALBA y la UNASUR.

Buscando introducir su propio caballo de Troya, Zucolillo impulsó la candidatura del obispo Fernando Lugo, confiado en que lo manejaría como a una marioneta y por su intermedio, lograría sabotear la integración.

El objetivo se cumplió por un lapso, pero luego Lugo acabó destituido a través de un juicio político que los países de la UNASUR tildaron de “golpe de estado”. Esta calificación permitió marginar al Paraguay del Mercosur y admitir a Venezuela, circunstancia que dejó a Zucolillo en el más completo ridículo.

A partir de entonces, los políticos paraguayos miran con recelos sus libretos contra el Mercosur y el chavismo, y ya nadie piensa en abandonar la integración.

Sobrevivientes del jurasico
Dice la ciencia que el Jurásico es una división de la escala temporal geológica, que se inició hace casi doscientos millones de años y duró el lapso de unos cincuenta millones. Fue el tiempo de la hegemonía sobre la tierra de los grandes dinosaurios, y de la escisión de Australia de la masa continental, así como de la división de Norteamérica de Euroasia.

Dicen también los estudiosos que fue más o menos por esa época que Sudamérica se desprendió de África. Persiste hasta hoy el enigma de cómo pudieron sobrevivir los períodos jurásico y triásico dinosaurios paraguayos como Aldo Zucolillo, que hoy enriquecen la biodiversidad del Mercosur.

Cuenta Albert Camus que Sísifo fue condenado a empujar sin cesar una roca hasta la cima de una montaña, desde donde la piedra volvería a caer por su propio peso. Habían pensado con algún fundamento que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza. Es lo que al parecer el imperio a encomendado a los dinosaurios paraguayos, insólitos testigos de otras épocas, que hoy intentan seguir resistiendo a la inexorable marcha de la historia.
Comentarios
Law Dreyfusard 24/abr/13    05:08 h.
Law Dreyfusard 24/abr/13    03:59 h.
Fernando Casabianca 23/abr/13    13:37 h.
Ramón Fogel Martinez 23/abr/13    13:25 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris