Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   -   Sección:   Opinión

Mi dulce vecina y yo

Hace un año le pedí el favor de abrir la puerta de mi casa a un fontanero que venía a arreglarme la caldera
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 18 de abril de 2013, 07:33 h (CET)
Generalmente mi vecina era elegante y vanidosa, siempre excesivamente maquillada y demasiado perfumada. Sin embargo tenía la mirada más basta que jamás había visto. Era necesario ser muy valiente para mirarle directamente a los ojos. Ni siquiera sé de qué color eran, tal vez negros… muy oscuros en cualquier caso.

Era rubia, con una melena rizada que le caía a lo largo de la espalda. Tenía unos hombros demasiado anchos y unos brazos demasiado fuertes, siempre supuse que de más joven había practicado habitualmente la natación Pero aunque u aspecto en conjunto era desagradable y un poco amenazador ella era una gran persona. Si alguien tenía un problema ella era la primera en ofrecerse y preguntar en qué podía ayudar. De hecho hasta nos hicimos amigas, salimos varias veces de compras e incluso intercambiamos esos secretos íntimos que se cuentan las buenas amigas.

Hace un año le pedí el favor de abrir la puerta de mi casa a un fontanero que venía a arreglarme la caldera del agua caliente. Yo tenía que salir urgentemente a la estación a recoger a mi novio.

- Pero no llames a nadie, mujer, si mi marido te lo arregla en un periquete, es a eso a lo que se dedica –me dijo

¡Su marido…! Yo jamás había visto a ningún hombre salir o entrar de su casa…

- Bueno –acerté a decir- no me gustaría molestarle ni causarle trastorno

- No te preocupes, vete sin problemas, en menos de una hora ya lo tienes solucionado todo, verás.

Mi novio iba a llegar de un momento a otro, yo ya debía estar en la estación, no tenía tiempo de andar dudando, así que salí disparada a la estación. Cuando ya estaba llegando sonó mi teléfono: “Cariño, no tengas prisa, ha habido problemas y nos queda todavía una hora de camino”.

Volví a casa con algo de malhumor, subí los dos pisos sin ninguna prisa y nada más abrir la puerta me encontré con mi vecina que estaba arreglando la caldera. Llevaba pantalones cortos y una camiseta de tirantes. Sus brazos llenos de vello, sus piernas musculosas y sus asquerosamente visibles glúteos no me dejaron duda: la peluca rubia que descansaba sobre la lavadora era suya.

Él se echó a reír, yo me he enrolado en el ejército.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris