Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Copo  

Los bomberos de la Diputación de Málaga, y más

Las localidades con menos de 1.700 habitantes tendrán que pagar los servicios de bomberos
José García Pérez
jueves, 18 de abril de 2013, 07:30 h (CET)
Pues vean ustedes lo que ocurre en este rincón español que ocupa montes y mar, llamado provincia de Málaga, y en el que comanda el Partido Popular en los principales ayuntamientos y, por consiguiente, en ese trasto romántico que es la Diputación.

Resulta que don Elías Bendodo, presidente malacitano del PP y de ese bodrio, todos lo son, de nombre Diputación, ha decretado que las localidades con censo inferior a 1.700 vecinos tendrán que pagar los servicios de los bomberos de la “Dipu” en caso de cualquier incendio que pueda tener lugar en el patio de la casa que, por decisión gubernamental, se ha convertido en particular.

Pudiera ocurrir que en Alpandeire, pueblecito rondeño donde nació el milagroso Fray Leopoldo, todo pueda arreglarse con unas rogativas al santo enterrado en Granada, pero en el resto, muy especialmente por las exóticas y desiertas tierras de la Serranía de Ronda o por las frondosas Alpujarras malagueñas, las lenguas de fuego nada tengan que ver con el Pentecostés de los santos apóstoles.

Con esta maldita imaginación que poseo, veo en fila de uno en uno, o una, a todos los vecinos, con el señor alcalde al frente, pasándose el cubo de mano en mano para acabar con el fuego de la casa del bueno de Rosendo, que por aquello del puro que nos mete Industria, usa todavía el quinqué, se encuentran a la espera de la llegada del coche de bomberos con su jefe enarbolando la manguera y la factura del gasto.

Venga, hombres de Dios y de Rajoy o Rubalcaba, ya está bien de tomaduras y quemaduras de pelos, pues si las Diputaciones, puros intermediarios entre el poder autonómico y las pequeñas poblaciones, no sirven ni para apagar el fuego que las quemen metafóricamente, me refiero a ellas, a las Diputaciones, como entes demagógicos que tan sólo sirven para organizar comités, captar votos y dar buenos sueldos a los amiguetes de turno, ya saben.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris