Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El controlador controlado

“Esas Administraciones Públicas deben tener la suficiente capacidad y rigor para supervisarse y con ello garantizar el cumplimiento efectivo de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera"
Pascual Mogica
jueves, 18 de abril de 2013, 07:21 h (CET)
El pasado 3 de diciembre el Tribunal Supremo dictaba sentencia en la que advertía, entre otras cosas, que en el Tribunal de Cuentas hay más funcionarios nombrados por los partidos que de carrera. Hablan los especialistas en estos temas que no es habitual que el Tribunal Supremo sea tan explícito en sus sentencias, pero que quizá esta vez lo ha hecho porque no es la primera vez que se pronuncia sobre los intentos de llenar el Tribunal de Cuentas con funcionarios de libre designación, lo que conlleva un alto riesgo de politización, señalando estos expertos que el asunto es grave porque este organismo es clave para detectar la corrupción. El pleno del Tribunal de Ceuntas siempre ha estado controlado por los dos grandes partidos, que se convierten en los fiscalizadores del dinero público, que, por otra parte, ellos mismos gastan. Actualmente es el PP quien domina el pleno con ocho puestos y el PSOE tiene cuatro representantes.

Como es sabido el Tribunal de Cuentas es un objeto de deseo para los políticos, así lo ha manifestado algún medio de comunicación, por el ser el gran fiscalizador, a posteriori, de los miles de millones que gasta la Administración y además analiza, con gran retraso, las siempre discutidas cuentas de los partidos políticos. Se ha dado el caso de que la opinión pública se ha escandalizado cuando el PP aseguró que sus cuentas estaban auditadas, pero posteriormente se supo que desde 2007 no había informes y por tanto no había control. El Tribunal de Cuentas contaba con 12 personas encargadas de revisar las cuentas y ante la que está cayendo lo ha aumentado a 26. Pero son los políticos los que siguen controlando el pleno. Con lo cual puede darse el caso de haber puesto al zorro a cuidar gallinas.

Ahora el Gobierno ha aprobado el anteproyecto de ley orgánica que permite la creación de la autoridad fiscal independiente e introduce mecanismos de supervisión y transparencia a todas las administraciones públicas. Esta institución fiscal independiente será la encargada de realizar análisis “fiables e independientes” de la evolución de las cuentas. Se asegura que es una institución “independiente y con autonomía funcional” que ejercerá una supervisión global a todas las administraciones públicas y garantizará el cumplimiento efectivo de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

Toso esta puede estar muy bien, pero ello significa que hay que crear otro entramado burocrático que nos va a costar mucho dinero a los españoles el mantenerlo y no están los tiempos para ir gastando de forma desordenada. Esas administraciones públicas deben tener la suficiente capacidad y rigor para “supervisarse” y con ello “garantizar el cumplimiento efectivo de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera”. Por lo visto los gobernantes no se fían ni de ellos mismo. No se consideran capaces de autocontrolarse.

Pero, pero, la cosa comienza a alarmar cuando se dice que este nuevo organismo dependerá del Ministerio de Hacienda y que el procedimiento de elección y designación de cargos, incluido su presidente, correrá a cargo del Consejo de Ministros y no necesitará ser ratificado por las Cortes. O sea que nos encontramos con un caso muy parecido, o igual, que en lo que respecta al Tribunal de Cuentas: Se pone al zorro a cuidar gallinas. Nadie se va a autodenunciar por su mala gestión, me refiero al Gobierno que al final es quien va a controlar y decidir lo que está bien o lo que está mal hecho a la hora de gestionar el dinero de todos los españoles. En pocas palabras: puede que al igual que el Tribunal de Cuentas tiene toda la pinta de ser una institución controlada por los políticos ocurra lo mismo con este nuevo organismo. Resumiendo es posible que nos encontremos con unos controladores controlados.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris