Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El gran galimatías de la política española

Cada día que pasa nos vamos dirigiendo hacia una estatalización a la vieja usanza comunista
Miguel Massanet
miércoles, 17 de abril de 2013, 07:08 h (CET)
Mucho nos tememos que, en España, hayamos entrado en una etapa que nos hace recordar tiempos que ya creíamos superados y situaciones que nos hacen pensar en momentos de nuestra más reciente Historia. Los españoles, especialmente los que tenemos una cierta edad, recordamos como pesadillas que pensábamos que nunca más se volverían a reproducir, tiempos en los que un pedazo de pan era un tesoro. Aquí, señores, no tenemos ni gobierno ni oposición, ni se aplican los postulados del centro derecha, al que votamos mayoritariamente, ni la izquierda se atiene a las reglas del juego; ni practicamos una política que nos lleve a fomentar la recuperación económica, apoyando a las empresas y permitiendo que puedan ponerse a la altura de sus competidoras, ni la oposición es capaz de presentar un plan alternativo viable, que no se base en subvencionar, despilfarrar e introducir la intervención estatal como el remedio a los males que están afectando, de modo creciente, a nuestra nación.

Queremos seguir las directrices de Europa y, al mismo tiempo, no somos capaces de hacerlo en una parte importante de lo que se nos exige, como es el caso de entrar a saco en el gigantismo de la maquinaria del Estado. Aquí sólo se habla de intereses partidistas; de cómo machacar al adversario político; de cómo mentir y engañar para conseguir votos y apoyos; de cómo sacar provecho de desprestigiar al adversario político o cómo obstaculizar aquellas medidas que son necesarias para sacar a nuestro país del marasmo en el que se encuentra. En unos momentos en los que sería preciso un acuerdo nacional para incentivar la recuperación económica; en los que se deberían apoyar medidas para permitir hacer a las empresas más competitivas, disminuyendo las cargas fiscales, apoyando las iniciativas privadas encaminadas a la promoción de nuevas tecnologías o reduciendo impuestos para favorecer las exportaciones nacionales; lo único que hacemos es enzarzarnos en disputas inútiles, remover en la basura de las pasadas equivocaciones y emperrarse en obstaculizar cualquier iniciativa que pudiera favorecer a superar la complicada situación en la que nos encontramos los españoles, sólo por evitar que el adversario político pueda sacar rendimiento político de ello.

¿Cómo se puede entender que, el PSOE del señor Rubalcaba, en unos momentos de recesión generalizada, cuando desde Europa se nos exigen esfuerzos adicionales y los ciudadanos llevan soportando años de empobrecimiento, de grave aumento del desempleo y de paulatino retroceso en su nivel de vida; todavía intente agravar la situación de los españoles pidiendo una nueva subida de impuestos? Los habría que pudieran pensar que la intención del PSOE no es tanto buscar solucionar el problema que nos afecta a los españoles, sino buscar agravarlo, basándose en la peregrina teoría de que “cuanto peor mejor” esperando, seguramente, sacar un rédito político, acabando de hundir a España para valerse de ello para intentar resucitar, de entre los escombros, esperando que los ciudadanos hubieran olvidado que, los verdaderos culpables de lo que nos está pasando a los españoles, es suya, de la serie de equivocaciones que cometieron en sus 7 años de gobierno y de una política económica desquiciada y absurda, basada en seguir subvencionando el paro, en lugar de buscar sacar a España del marasmo en el que consiguieron sumirla, por medio del esfuerzo, el sacrificio y el rendimiento..

Por si no bastaran las continuas subidas de impuestos llevadas a término por Rodríguez Zapatero y el mismo Rajoy; parece que al señor Pérez Rubalcaba, seguramente creyendo que la única salvación de su partido, el PSOE, consiste en acabar de arruinar a España, ha decidido jugar la baza de acogotar a los españoles mediante una nueva subida de impuestos. En un artículo sobre esta cuestión se habla de que España es la que ha sufrido el incremento más alto de Europa en cuanto al IRPF y la que subió más de toda la OCDE, en el 2012, los impuestos a los trabajadores, La indicada información afirma que “la fiscalidad sobre el ahorro” se ha disparado en un 80% desde que estalló la crisis y las empresas son las que pagan los impuestos más altos de toda Europa.

No parece que estas informaciones causen mella en un partido Socialista, desbordado por sus enfrentamientos internos y obligado a jugárselo todo tirándose a la izquierda de la misma IU una formación que, pese a su radicalidad, parece que está a punto de desbordarlos. Así, para acabar de agravar la situación de los españoles, no han dudado en proponer una subida de impuestos que, según ellos, proporcionaría 40.000 millones de euros extras la Erario Público. ¿Con qué medios?, se preguntarán ustedes. Pues muy sencillo, aumentado la tributación sobre las rentas, el patrimonio de las empresas e implantando una persecución a cargo de los cancerberos fiscales para combatir “con más dureza” el fraude fiscal y el que se comete contra la Seguridad Social. ¿Empezarán por poner orden en los ERE’s fraudulentos de Andalucía, para dar ejemplo? O ¿sólo se investigarán los fraudes en las comunidades gobernadas por el PP?.

Pero, donde estos recaudadores apandadores quieren hincar el diente con mayor saña, parece ser en el IRPF y la fiscalidad sobre el capital. Al parecer, les parece poco lo que los ciudadanos pagamos y, como una medida original de “mejorar” la economía de la nación, parece que no han encontrado otro sistema más idóneo que acabar con los pocos medios que les quedan a los ciudadanos, para engrosar la burocracia estatal que, como es sabido, estos socialistas españoles, tan amigos de la estatalización de la economía, seguramente encontrarán los sistemas para que, una gran parte de lo que les saquen a los sufridos ciudadanos, con sus nuevos métodos recaudatorios, vaya a parar a las faltriqueras de los funcionarios y políticos encargados de rebañar los pocos euros que quedan en los bolsillos de los españoles de a pie. De un tacazo se han cargado el ahorro de los ciudadanos y, consecuentemente, su capacidad adquisitiva lo que, evidentemente, conlleva una recesión de las compras y la consecuente deriva de los cierres y quiebras de empresas ¡Bravo, señores socialistas, una vez más han inventado el método de matar la gallina de los huevos de oro, para empobrecer a los españoles!.

Seguramente, tendrán una explicación creíble para informarnos a los ciudadanos de a pie sobre ¿de qué vamos a vivir cuando hayan conseguido agotar los medios para subvencionar a la población en paro y suplir a la empresa privada por la carísima, poco rentable, mastodóntica y desacreditada economía Estatal, que tan malos resultados dio en los países situado detrás del Telón de Acero? El plan comprende eliminar y reducir las deducciones fiscales en el IRPF (por ejemplo los planes de pensiones) y la demagógica y absurda medida de intentar gravar las grandes fortunas, un método que ha fracasado en los países que lo han intentando, ya que el resultado ha sido la evasión de capitales hacia paraísos fiscales. ¿Estamos ante una propuesta de un Estado de tipo incautatorio?, ¿Cómo van a conseguir la productividad, el esfuerzo; la sobre producción y el interés en la perfección del trabajo realizado? si, como ocurría en la URRS, la iniciativa individual era suplida por la burocracia estatal.

Sin duda, señores, cada día que pasa nos vamos dirigiendo, si Dios no hace un milagro y lo remedia, hacia una estatalización a la vieja usanza comunista, a la supresión de los incentivos; al adocenamiento de la población; al empobrecimiento del país y, algo peor, a distanciarnos de una Europa que mira con desconfianza nuestra evolución hacia un sistema de gobierno similar a los de la Europa del este, al otro lado de lo que fue el fracasado Telón de Acero. Lo peor de todo es que nadie parece darse cuenta de ello y, cada día que pasa, damos un paso más hacia el gran desastre. O así lo veo yo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris