Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Miguel Ángel Blanco y las casualidades

Paco Milla
Paco Milla
jueves, 20 de julio de 2006, 03:35 h (CET)
Soy informado por la jefa de mi casa y descubro (y digo descubro por lo poco que veo televisión) que en Telecinco dan un documental sobre Miguel Ángel Blanco y celebro la idea, del director del mismo, de que sea su ficticia voz quien narra su pre y post muerte. Cuando hay que aplaudir, se aplaude. Supongo que cualquier espectador se sobrecoge ante lo que aquello fue y representó.

Recuerdo aquella incipiente tarde cuando, encontrándome con los míos en la arena de la playa norteña de... ¿qué importa?, escuché por los auriculares que unos habían cumplido la promesa de matar a otros, y que ante la imposibilidad de hacerlo con todos, habían elegido a un pobre chaval como chivo expiatorio.

El pulso venia desde 48 horas antes o desde 48 años antes y los medios de comunicación, seguramente de forma involuntaria, lo único que habían conseguido era 'echar más leña al fuego'. ¿Lo matarán, no lo harán, serán capaces, no lo serán? Maldita urgencia informativa a veces, ¿verdad?

Las opiniones y pareceres de 40 millones de almas estarán flotando aún por las atmósferas-estratosféricas que rodean al planeta Tierra, o al menos estoy seguro de que casi todos sabríamos contestar a la pregunta: ¿Qué hacia usted o dónde estaba cuando el eco del monte propagó el sonido de los disparos sobre la cabeza de Miguel Ángel?

Lo que más claro recuerdo es que aquel día y a aquella maldita hora pedí a las nubes (que normalmente techan el sitio donde vivo) que nunca me permitieran ni morir así, ni matar así, porque MORIR ASI NO ES DIGNO, MATAR ASI NO ES DIGNO.

Cuando de polos hablamos, o de extremos (que es lo mismo), para unos el dedo que apretó el gatillo sería el de una rata inmunda, impropio de ser humano y, sin embargo, para una minoría minoritaria, el de un héroe.

Tuve oportunidad de verle la cara no hace mucho y LE CULPO de haber conseguido que me conozca más a mi mismo porque estuve seguro... seguro, de que yo también sería capaz de hacer lo mismo con él, sentimiento al que no suelo llegar frecuentemente.

Y mira tú por donde, que acaba el documental y voy zapeando hasta encontrar otro documental que resulta ser de Miguel Ángel... Buonarroti. Coño, coño... ¿esto es casualidad o causalidad o ninguna de las dos? Eso es lo que menos me importa, ya que identifico que es un reto, un lápiz al que sacar punta y me pongo a ello: Miguel Ángel, el italiano, fue capaz de sacar de un pedazo de mármol de un metro escaso de ancho y de 5 de alto al David, que en su momento venció al Goliat. Bien, ”bravo italiani”, eras un genio chaval, pero ¿sería posible pensar que Miguel Ángel Blanco sea el David que fue capaz de hacer que “la gente” despertara y que dejáramos de pensar que “ese” era un problema de vascos, que a nosotros no nos atañía en absoluto? ¿Pudo ser el principio del fin?

En mi memoria está registrado que nunca jamás y por ningún otro motivo hubo más unanimidad en las calles, en las casas, en las familias, entre amigos o enemigos, entre hermanos que se llevaran bien o mal. Dicha unanimidad sobre Miguel Ángel Blanco, su muerte y la forma de hacerlo fueron un clamor popular. Aunque todos supiéramos que nunca hubo muerte más inútil... ¿o quizás no?

Asusta solo pensarlo, ¿verdad? Asusta pensarlo, pero aquella semilla ¿no habrá germinado? Los “malos” tuvieron bien claro, en aquel momento, que ¡nunca vencerían con aquellos métodos! Celebro, pues, que hayan coincidido estos dos documentales, y es que, aunque le llamen la caja tonta a veces, enseña o al menos “te deja ver lo necesario, si es que quieres aprender”. Pues eso.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris