Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

Para tener asegurado el éxito en el trabajo

Nuestro comportamiento diario no solo tiene su efecto en nuestra alma y en nuestro cuerpo físico, sino que además impregna nuestro subconsciente, es decir nos permite poder concentrarnos mejor o peor
Vida Universal
martes, 16 de abril de 2013, 08:20 h (CET)
Nuestro comportamiento diario no solo tiene su efecto en nuestra alma y en nuestro cuerpo físico, sino que además impregna nuestro subconsciente, es decir nos permite poder concentrarnos mejor o peor.

Trabajar de forma concentrada, es decir concentrarse en el trabajo que estamos realizando ahorra tiempo y fuerza, además aporta seguridad interna y éxito. Si por ejemplo hemos acabado ya el trabajo que estábamos realizando, deberíamos relajarnos con algunos ligeros ejercicios físicos. Esto contribuye a que por unos minutos podamos liberarnos de los pensamientos sobre el trabajo que hemos dejado aparcado. Conseguir desconectar completamente por unos minutos nos supone un regalo de verdadera relajación. Después de esto podemos volver a concentrarnos en el siguiente trabajo y terminar en poco tiempo con aquello que, en caso de no trabajar concentrados, podría habernos costado el doble.

Al concentramos deberíamos dirigir nuestra atención sólo a una cosa, porque si estamos divididos nuestra actividad se convertirá en una molestia y no será terminada en su totalidad puesto que en ella sólo participaba la mitad de nuestras fuerzas. Esto es dispersión de pensamientos y no concentración. Nuestras fuerzas van allí hacia donde dirigimos nuestra atención. Atención dividida es fuerza dividida ya que no podemos abarcar ambas cosas completamente, porque en pensamientos hemos repartido nuestra fuerza en dos procesos de trabajo. A causa de ello provocamos una discrepancia, una escisión en el alma y en el cuerpo. Por eso da igual lo que hagan nuestras manos, deberíamos estar con todas nuestras fuerzas en el trabajo que las manos realizan.

Si afirmamos lo que hemos de hacer y concentrados nos orientamos a la tarea, tendremos el éxito asegurado. Quien puede concentrarse consigue seguridad interna y la seguridad interna repercute en lo externo, en la persona y en su relación con los demás. Quien ha conseguido seguridad interna es soberano, está por encima de lo cotidiano y a quien está por encima de lo cotidiano le sirven las fuerzas del Universo.

Puesto que todo es energía, la actividad que llevamos a acabo en cada ocasión, es un complejo de energía. Si fraccionamos este complejo a través de la concentración, veremos donde tenemos que empezar y qué hay que hacer para que tengamos un éxito seguro. Mediante una máxima concentración conseguimos confianza en nosotros mismos, puesto que en nosotros crecen fuerzas nuevas y poderosas. Nuestra memoria aumenta en capacidad y nuestra conciencia se amplia, porque la dispersión y distracción de antes, que causaron nuestra mala memoria, han desaparecido.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris