Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La seguridad en el ámbito de la energía

Nina Kulikova
Redacción
martes, 18 de julio de 2006, 21:58 h (CET)
Las divergencias de las partes en la materia de la energía se vienen agravando, ya que Rusia y Occidente interpretan de manera distinta el concepto “seguridad en materia de la energía”.

Los partenaires de Rusia del G-8, siendo mayormente importadores de recursos energéticos, enfocan el problema desde la óptica de consumidor. En respuesta, Rusia se ve obligada a defender sus derechos de productora, lo que da lugar a numerosas controversias. Los países de la UE ponen en duda la seguridad de esos suministros de energía y buscan diversificar la trayectoria de su transporte. Por su parte, ansiosa de garantizar sus intereses económicos, Rusia anuncia la posibilidad de aumentar suministros a la Región Asiática del Pacífico. El asesor del presidente de Rusia, Igor Shuválov, dice que Rusia ha de estar segura de poder vender su producto. Por eso, al decir de él, la diversificación de suministros debe trabajar en dos direcciones: no sólo para el consumidor, sino también para el productor.

Rusia y sus partenaires del G-8 enfocan de manera distinta el problema relativo a liberalizar los mercados de agentes energéticos. Occidente se queja de que las “rígidas leyes” rusas obstaculizan la afluencia de inversiones externas y estima necesario asegurar a los extranjeros acceso al sector energético ruso. La secretaria adjunta para Política y Asuntos Internacionales en el Departamento de Asuntos Energéticos de Estados Unidos, Karen Harbert, subrayó que, en opinión de la parte norteamericana, el sector energético de Rusia experimenta hoy escacez de inversiones externas en muchos aspectos debido a las limitaciones legislativas y normativas existentes. Por su parte, las autoridades rusas reprochan a sus partenaires de mantener casi cerrados sus mercados para las compañías rusas. “No vemos aún la disposición de los países y compañías de G-8 de modificar sus normas legislativas en el sentido de que permitan a las compañías rusas invertir sus recursos en Occidente”, dice Shuválov.

La ratificación de la Carta Energética es otro problema existente entre Rusia y los miembros europeos del G-8. Al decir del jefe de la delegación de la Comisión Europea en Rusia, Marc Franco, la mejor manera de garantizar la seguridad en materia de la energía es ratificar la Carta que incluye acceso a los recursos de la infraestructura, crea competencia y aumenta eficacia. Sin embargo, Moscú insiste en poner a punto ese documento antes de su ratificación, declarando que el protocolo de tránsito para el acuerdo de la Carta Energética no recoge sus intereses ni refleja la situación en el mercado real.

En principio, el hecho de que Rusia y los países occidentales interpretan de manera distinta el término “seguridad en el campo de la energía” no causa asombro. Pero, según el subjefe de la Administración del Kremlin, Vladislav Surkov, cuando los partenaires de Rusia entienden la seguridad en materia de la energía como control absoluto de su sistema de oleo-y gasoductos y de las riquezas del subsuelo, la propia Rusia tiene visión distinta.

Hasta ahora eran muchos quienes consideraban la seguridad en el campo de la energía como independencia del país en este ámbito. Semejante enfoque condujo a que la lucha competitiva por recursos se viene arreciando y provoca numerosos conflictos a escala mundial. Aunque muchas amenazas en materia de esa seguridad, ya globales, deberían obligar a las partes a elaborar, por fin, una concepción de la seguridad global en el campo de la energía.

La aprobación en San Petersburgo por los líderes de los ocho países más industrializados de la declaración “Seguridad energética global” no resuelve todas las contradicciones mencionadas pero ayuda a acercar las posiciones, lo que de por sí ya es un paso hacia el encuentro del equilibrio necesario para estabilizar el mercado de hidrocarburos.

____________________

Nina Kulikova, para RIA Novosti.
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”

Milagros

Casi todo el mundo cree que los milagros son el resultado de aplicar fórmulas mágicas o de la intervención directa de Dios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris