Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Israel y los 'gorrillas'

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 18 de julio de 2006, 21:58 h (CET)
Lo dije hace ya un cierto tiempo: Es el uniforme el que distingue al terrorista del militar aunque éste último sea más sanguinario. ¿Como va a tener el mismo rango y el mismo tratamiento aquel que lleva un vistoso uniforme y que lanza un sofisticado y mortífero misil desde un moderno avión de combate que el que es portador de una carga de explosivos atados a su cuerpo? ¿Desde cuando es comparable el impacto de un proyectil "de diseño" contra un edificio habitado por civiles formando un llamativo y espectacular géiser compuesto por cascotes y tierra que alcanza varios metros de altura, con la desagradable detonación de unos cuantos cartuchos de dinamita adosados al cuerpo de una persona?

El uniforme y los modernos medios para matar son los que lo justifican todo y son los que "autorizan" para asesinar. Los uniformes, aunque sean distintos, solo sirven para diferenciar y reconocer a que ejército pertenece cada cual. Los uniformes están concebidos para crear en los individuos que se meten dentro de ellos una sensación de fuerza, de poder, de valor, que en la mayoría de los casos no tienen como civiles, y de pensamiento. Un pensamiento que se basa en autojustificar la barbarie que se es capaz de desarrollar cuando uno lleva un uniforme y que para los que mandan y ordenan a estos uniformados puedan estar autoconvencidos de que las vidas inocentes que se han cobrado sus ordenes eran necesarias y justificadas. Ambos, los que ordenan y los que obedecen, serían incapaces de enfrentarse a nadie sin estar dentro del uniforme. Les faltarían agallas. Es inimaginable el daño que puede hacer un uniforme.

Solo el uniforme justifica la crueldad de Israel sobre aquellos cuyo único uniforme es el más parecido al que lleva el "gorrilla" que te "ayuda" a aparcar: una simple gorra. Este, el "gorrilla", que solo intenta sobrevivir en su tierra, en Palestina, es el terrorista, el otro, el que lleva un bonito uniforme y dispone de un moderno armamento, es el que lucha en nombre de la "paz" de la "libertad" y el que siempre tiene la la "razón". En definitiva es el que lo tiene todo a su favor incluida la aquiescencia y el apoyo del poderoso y de los lacayos de este.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris