Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Cosas que hacer con tres euros

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
martes, 18 de julio de 2006, 21:58 h (CET)
Desde que cambiamos las pesetas por los euros todos los precios han subido considerablemente. Antes, con quinientas pesetas casi se podía comprar una entrada en los cines de las grandes ciudades. Hoy, con tres euros hay que elegir entre el refresco o las palomitas.

Pero desde ahora sabemos que con tres euros también se puede disfrutar intensamente de una visita del Papa. Es el precio medio que han tenido que pagar cada uno de los valencianos que han financiado la visita del mandamás de la Iglesia. Católicos, Musulmanes, Evangelistas, etc. Todos han sido obligados a pagar la visita del Papa, hasta los ateos se han tenido que esforzar en creer para amortizar el gasto.

Me pregunto en que grado es justo que una persona se vea obligada a pagar con sus impuestos algo en lo que no está de acuerdo. Podría llegar a entenderlo si el señor de blanco se hubiera alojado en alguna pensión de la calle Bailén, pero tengo entendido que disfrutó de más de una habitación de más de 100 metros cuadrados. Mientras tanto el pueblo, y especialmente la clase obrera que vive con más gastos que ingresos, venera incondicionalmente a Benedicto XVI, y sin dejar de gritar ni aplaudir, ¡le da ánimos! Cómo si el hombre malviviera en el umbral de la pobreza, cómo esos mendigos que duermen en las puertas de las iglesias, esperando a que abran para entrar a rezar una mejor suerte, previo pago en muchas ciudades turísticas.

Tanto gasto y ostentación me resulta algo contradictorio para alguien que, según los que creen en Dios, les representa. ¿Acaso Jesús derrochaba el dinero, dormía bajo un techo de oro y votaba al PP? Confieso que no me he leído la Biblia, he malgastado mejor mi tiempo, pero creo que la novela no terminaba así.

La factura que religiosamente han pagado los valencianos, y nunca mejor dicho, es de más de dos millones de euros. Entre esos gastos se incluyen, por ejemplo, 7.500 urinarios que ya han retirado. Los peregrinos y el clérigo ya han meado y ahora los valencianos tendrán que volver a consumir en los bares para poder usar los servicios. También se destinaron más de 600.000 euros para los adornos florales y la limpieza de unos jardines que, de no venir el Papa, seguirían en su cotidiana tristeza. Por no hablar de los miembros de las diferentes administraciones que, por muy católicos que sean, también presentaron su nota de gastos y dietas varias.

Estaba pensando que después de tanto gasto, si cada valenciano ha contribuido con tres euros en dicho acontecimiento, ¿quién se llena al final el bolsillo con todo el dinero que han generado los peregrinos y el turismo de ocasión? ¿Los valencianos? Trataré de contener la risa.

Una de las mejores cosas que se pueden hacer con tres euros, especialmente en pleno verano, es disfrutar de una buena horchata en una terraza. Si además le añadimos una compañía agradable y una buena conversación, no hace falta mucho más ¿Por qué los ciudadanos que no son católicos tienen la obligación de financiar los gastos de una Iglesia que no es precisamente pobre?

Amén.
Noticias relacionadas

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales

Un cráter lunar en la batalla de Nanawa

Por estas fechas del año 1933, seis mil bolivianos atacaban el fortín Nanawa, defendido por unos dos mil quinientos paraguayos

¿Pueden representar a España, en Eurovisión, separatistas catalanes?

“La traición, aun soñada, es detestable” Félix María Samaniego

Regenerarse cada día

A veces se nos olvida defender nuestra propia dignidad y nos la roban
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris