Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La cruda realidad

JD Madrid, Girona
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 11 de abril de 2013, 08:31 h (CET)
El ansia urbanística, alimentada por el dinero barato y fácilmente accesible, hizo crecer en los tiempos felices una burbuja que, la historia es super conocida pero precisamente por eso me parece interesante recordarla, al reventar, ha dejado en España un inmenso parque de viviendas vacías y un buen número de grandes urbanizaciones fantasma que descuellan en la nada, en medio de parameras o de terrenos de labor, prácticamente desabitadas y que apenas reciben la visita de algunos corresponsales de medios de comunicación extranjeros que indagan en la diferencia española.

Es el amargo despertar del sueño de muchos pueblos que quisieron ser ciudades y de muchos ciudadanos que especulaban con el negocio inmobiliario y que cuyo anhelo de prosperidad resultó malbaratado por la cruda realidad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris