Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España emponzoñada por la izquierda libertaria

“Dad a un hombre la segura propiedad de una pelada roca y la convertirá en un jardín; dadle, por el contrario, en arriendo de diez años, un jardín y lo convertirá en un desierto…La magia de la propiedad trueca la arena en oro”, A.Young
Miguel Massanet
jueves, 11 de abril de 2013, 07:29 h (CET)
Es evidente, señores, que la tibieza de un gobierno incapaz de dar un puñetazo sobre la mesa y hacer valer su fuerza en el Congreso y el Senado, está dando lugar al envalentonamiento de todos aquellos que han puesto su máximo empeño en lograr que fracase y, visto lo visto, mucho nos tememos que, de seguir por el derrotero que parece que ha tomado, no tarden sus adversarios en conseguirlo. Ya no se trata de que, en las polémicas parlamentarias haya conseguido aunar a todas las izquierdas, con la honrosa salvedad de UPyD, que sigue haciendo honor a sus compromisos con la ley y la ciudadanía, para enfrentarse a él; sino que, su falta de vigor, su debilidad a la hora de tratar el tema del separatismo de Catalunya y el País Vasco y su excesiva prudencia en poner orden en las calles, atajar los conatos de rebelión, permitir que diversos grupos de ciudadanos, cada uno de ellos con un propósito distinto, se hagan dueños de la situación hasta conseguir poner en jaque al propio sistema democrático, interfiriendo en la propia acción de la Justicia y presionando, utilizando la amenaza y la propia agresión física, a los propios representantes del pueblo elegidos legítimamente en las urnas.

Lo que ocurre es que, esta escalada, ya se puede calificar de revolucionaria y antisistema, cada día que pasa es usada como arma arrojadiza contra el orden, las leyes, las instituciones y el propio Gobierno de la nación; convirtiéndose, de hecho, en un poder que, a medida que consigue hacerse oír y obstaculizar el cumplimiento de las leyes, obtiene el soporte de determinados sectores de la sociedad, aquellos más propicios a dejarse convencer por la demagogia facilona de los expertos agitadores de masas. Como no podía faltar, el apoyo, expreso o indirecto, de los partidos políticos como IU, lo que queda del PSOE y los propios nacionalistas, junto al de “mecenas” que se manejan desde la clandestinidad, son los que financian (de otra forma no se explicaría que los disturbios estén tan sincronizados y que, en muchos de ellos, aparezcan las caras de los mismos alborotadores como si tuvieran el divino don de la ubicuidad).

Así hemos tenido los ejemplos de los 15M y, más recientemente, la aparición en escena, después de años en estado larvario, de esta nueva “heroína”, Anna Colau, una más de estas agitadoras populistas, de verbo fácil, argumento simple e histrionismo innato, que ha conseguido, como en tantas ocasiones viene ocurriendo, hacerse un lugar entre estos nefastos vendedores de utopías, que son incapaces de dar una sola solución que sea viable, pero que son capaces de crear graves problemas a los gobiernos y a las fuerzas de seguridad de un país. A la diosa de la Discordia, hija de la Noche se le atribuye el haber lanzado entre las diosas del Olimpo una manzana destinada a “la más bella”, lo que provocó el enfrentamiento entre ellas, porque todas se creían tener derecho a ella. Por eso se la llamó “la manzana de la discordia”. Aunque la Historia de esta narración mitológica alcanza hasta la mismísima guerra de Troya; lo que interesa es sacar la consecuencia de lo que nos puede ocurrir, a los españoles si, en cada autonomía, en cada partido político, en cada uno de los sectores de la enseñanza, la industria, la sanidad, los municipios, etc. se pretende imponer a la fuerza, mediante la presión sobre los gobiernos autonómicos o el propio Gobierno central, sus demandas que, aunque puedan ser muy justas y loables, no pueden justificar que todas ellas deban ser atendidas a la vez o que, para hacerlo, se deje de atender aquellas que son más urgentes y necesarias.

Ahora, en Andalucía, el gobierno del señor Griñán, acosado por los ERE’s fraudulentos, un tema que ya está lamiendo los pies a los jerifaltes de la Junta de Andalucía; para distraer la atención de los andaluces y usando un argumento que, hoy en día, está candente, para intentar contentar a quienes sienten en sus carnes el problema de los desahucios ( la mayoría de los cuales se iniciaron durante el anterior gobierno socialista) y, de paso, dar carnaza a todos estos grupos radicales que piden la abolición de la propiedad privada que, naturalmente, coinciden con antisistemas, okupas, comunistas radicales, anarquistas, progres seudo intelectuales y sectores profesionales inconformistas; que siempre tienen en la boca la palabra “democracia” pero que lo que, en realidad desean es establecer la llamada “dictadura del proletariado” de tan infausto recuerdo para los españoles; se ha salido con la peregrina idea de expropiar las viviendas vacías de los bancos para alquilarlas a las personas que carezcan de domicilio.

Verán, no simpatizo con los bancos y menos con las Cajas de Ahorros; no me gustan los métodos abusivos que han utilizado para enriquecerse y me parece que sus directivos debieran haber sido sancionados por las especulaciones en las que incurrieron. Es más, les obligaría a responder con sus propios bienes por los engaños causados en el caso de las preferentes. Sin embargo, por mucho que nos pese, sin bancos no habría economía de mercado, no habría créditos y la industria (como está sucediendo en la actualidad) no tendría medios para modernizarse y adquirir la maquinaria y materias primas que constituyen la base de toda empresa que pretenda ser competitiva. Expropiar es una palabra muy fuerte y presupone la existencia de unas causas muy determinadas. Recordemos lo que dice sobre la propiedad privada nuestra Constitución de 1.978:

Artículo 33 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.
2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.
3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

No creo que esté entre las competencias de una autonomía establecer, por Decreto, la posibilidad de privar de la propiedad de viviendas privadas, con el objeto de alquilarlas a terceros. Es más, me parece una pretensión incautatoria porque, aunque las viviendas están provisionalmente vacías, lo cierto es que el banco puede querer venderlas y la expropiación, aunque sea temporal (algo que suena a cuento, conociendo la dificultad que puede existir cuando se trate de desalojar a los presuntos inquilinos) sin duda le va a impedir venderlas lo que, a la vez, si se encuentran entre los activos del Banco Malo, va a crear una colisión de derechos, que Dios sabe a dónde llevaría. Tenemos la convicción de que, en esta materia, los únicos que pueden legislar son las Cortes españolas.

Seguramente que la Junta de Andalucía es consciente de las dificultades de llevar a cabo una medida semejante, que, por cierto, han aplaudido adoptada el señor Rubalcaba y el PSOE; es un intento más de los que se están llevando a cabo, desde distintos sectores de izquierda, de poner en cuestión la propiedad privada y potenciar la intervención del Hermano Estado como director exclusivo y supremo dictador sobre los bienes de los ciudadanos. Un juego muy peligroso que, de seguir por este camino, es posible que consiga despertar a esta mayoría silenciosa que permanece aletargada hasta que llega el momento de poner las cosas en su sitio. O así es como valoro yo, señores, este intento de acabar con la democracia en España.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris