Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Es por tu bien

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 18 de julio de 2006, 01:18 h (CET)
Cuando el gobierno aprobó, con el concurso del Partido Popular, la ley anti-fumadores, fuimos tan solo unos pocos los que denunciamos el intervencionismo furibundo que destilaba tan arbitraria e injusta norma. Y advertimos que se abría la puerta a cualquier tipo de intromisión en nuestras vidas privadas.

Y es que la norma en cuestión se había aprobado con la excusa de que era por “nuestro bien”. Porque los ciudadanos somos esos seres estúpidos, sin capacidad de raciocinio que para pensar por nosotros tenemos a nuestra clase política. ¡Pero qué afortunados somos teniendo a un José Blanco que piensa por nosotros! Por supuesto la clase política, y más si se autoproclama de izquierdas, es la que tiene claro que la libertad es mala y por eso prohíbe por ley todo aquello que considera nocivo para nuestra salud. Porque hay que preservar al ciudadano. Y cuando más sano esté, mejor.

Pues ahora podemos añadir a toda esta preocupación por nuestra salud la lucha que ZP ha declarado contra la obesidad. Y es que una Ministra delgadita –de delgadita que es hasta parece anoréxica- llamada Elena Salgado ha tenido una genial ocurrencia: en los colegios los niños gorditos serán estigmatizados, señalados y castigados. Por gordos. Sí, sí, como lo leen.

Nuestros hijos serán pesados a principios del curso que viene. Todos aquellos que sean considerados obesos o con sobrepeso por las autoridades competentes (o sea los nacional socialistas del gobierno que velan por la pureza y fortaleza de la raza) serán señalados. A partir de ahí los seleccionados como elementos a reeducar ya no tendrán recreo. Deberán de asistir, bien en la hora de pausa, bien después de clase, a unas charlas la mar de divertidas. Charlas en las que se les hará ver lo irresponsables que son ellos y sus padres y cómo por su obesidad están poniendo en riesgo el bien común -si es que ya lo veo venir-.

Y ahí no queda la cosa: en el comedor recibirán un menú especial. Vamos, que ZP va a poner a dieta no sólo a sus niñas sino a todos los niños rellenitos de España. Mientras sus compañeros comen pollo asado los niños gorditos tendrán derecho a unas espinacas. Y los padres, a callar. Que aquí quien manda es el PSOE.

¿Qué el niño llora? Pues doble ración de espinacas. Y cuarto y mitad de burlas de los compañeros. Que eso de dejar que los padres decidan junto con el pediatra si ponen a dieta al pequeño y retirar las máquinas expendedoras de comida basura de los colegios -como han hecho en USA y algunos países europeos-, así como enseñar en ciencias que es sano y necesario comer fruta y verdura no mola. Es una medida demasiado light para un gobierno con tanto talante.

Preguntada la ministra acerca del trauma que pueden causar en los más pequeños (¿hace falta explicar lo que este tipo de segregación va a causar en las aulas?) la respuesta no deja lugar a la duda: el complejo que va a crear en los infantes le importa tres pimientos. Lo importante es no permanecer en la “inacción” ante la obesidad. Increíble. Los niños a dieta porque lo ordena Salgado.

El día menos pensado el gobierno nos sorprende con unos anuncios en carteles gigantes con el texto: “Madres, debéis evitar absolutamente el alcohol y la nicotina durante el embarazo y cuando cuidéis a los niños. Dificultan, dañan, trastornan el curso normal del embarazo. Bebed zumo de frutas". Tampoco tendrían que rebuscar tanto. Bastaría con acudir a la propaganda nazi de los años 30. De hecho este texto es el perteneciente a un anuncio del III Reich. Pues eso.

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris