Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   Conflicto   Corea Norte  

La estrategia de Kim Jong Un

Corea del Norte compite con la del Sur, quien le duplica en número de habitantes y le multiplica en ingresos por cabeza
Isaac Bigio
miércoles, 10 de abril de 2013, 07:51 h (CET)
Hasta la fecha Corea del Norte se mantiene como el Estado que menos concesiones ha hecho al capitalismo en el mundo, pero no por que así lo quisiese. Los Kim han estado tentados a seguir el ejemplo de Vietnam o China donde los antiguos Partidos Comunistas en el poder han dado paso a concesiones a las empresas privadas y han combinado el plan estatal con varias nuevas corporaciones.



A diferencia de sus dos antiguos aliados, quienes prácticamente han unificado a sus países bajo sus respectivos regimenes, Corea del Norte compite con la del Sur, quien le duplica en número de habitantes y le multiplica aun mucho más en ingreso por cabeza.

La oligarquía norcoreana no quiere acabar siendo desplazada por las grandes corporaciones surcoreanas ni pasar a segundo plano como paso con la Alemania Oriental cuando ésta fue anexada por la Occidental. Kim Song-IL trató de acercarse a Washington. Uno de los últimos acontecimientos diplomáticos de la administración de Bill Clinton (1993-2001) fue la de enviar a su Secretaria de Estado Madeleine Albright a Pyongyang donde ella fue recibida con una opera especial con 100,000 actores y se dieron grandes acercamientos.

Empero, apenas la presidencia de George W Bush (2002-2010) se inauguró caracterizando a Corea del Norte como uno de los tres ejes del mal. Debido a esa hostilidad y al temor que produjo en Kim Jong-IL las invasiones a Afganistán e Irak es que ellos decidieron profundizar y acelerar su programa atómico hasta que en el 2006 se convirtieron en el último de los nueve países del club nuclear.

Kim Jong-un apenas llegó al poder dio a entender que estaría dispuesto a hacer concesiones el mercado y al modelo chino pero, al mismo tiempo y para poder negociar en mejores condiciones por ello, se necesitaba dar mayor poderío bélico y nuclear a sus FFAA.

A pesar de su retórica Kim Jong-un no le interesa la expansión de su modelo. En Pyongyang no se usa ya la palabra comunismo. No hay estatuas de Marx, Engels o Lenin, sino solo de su padre y abuelo. Los retratos de Kim Il-sung y Kim Song-Il están en todas partes, desde casas a eventos públicos. Si los cristianos oran ante Jesús, los norcoreanos deben dar las gracias por sus alimentos diarios a ambos a quienes se le presenta nacidos en acontecimientos mágicos y sobrenaturales como que las montanas hubiesen estado “bailando de alegría.”. A Kim Jong-un ya se le reconoce oficialmente, como a su abuelo y padre, como alguien “nacido en el cielo”.

Los coreanos son muy religiosos. Mientras en el Sur se desarrollan las iglesias evangélicas más multitudinarias del globo, en el norte el régimen está genera un nuevo culto. A los nor-coreanos se les pide una total sumisión (la palabra que en árabe significa Islam) y el sistema de homogeneidad étnica e ideológica que les postula se parece mucho al que en el primer testamento Moisés, Josue y los reyes de Judá promovían matando a otras naciones, a quienes practicaban otros cultos y exigiéndoles confiar única y exclusivamente en quien poseía la unción divina.

Kim Jong-un tiene casas, coches y alimentos de lujo. Su provisión anual en licores equivale al salario de varias familias. Corea del Norte tiene escasez de luz, equipos industriales y tractores. Generar una tensión con EE.UU. ayuda al nuevo mandatario a consolidarse, a que la población se identifique con él y lo vea como un paladín del patriotismo y a que ello le sirva como carta de negociación.

Kim Jong-un le quiere dar un mensaje a EE.UU. A él no le pueden deponer con una invasión o un levantamiento interno, por lo que están obligados a tolerarle y a negociar con él, mientras que él a cambio quiere ir anulando sanciones y dar paso a inversiones en su país.

El presidente ruso Vladimir Putin ha sido muy claro en decir que la mejor manera de solucionar el problema norcoreano es yendo a una agenda que contemple todos los problemas históricos pendientes con lo cual da a entender que la salida que él y la comunidad internacional prefiriesen es la de tentar a Pyongyang a seguir la ruta de sus camaradas chinos y vietnamitas y evitar una incursión a lo Libia, Irak o Siria.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

240.000 personas se encuentran en situación extrema da falta de alimentos en Yemen

20 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el país

Los tres eventos que marcarán lo que queda de año

En Reino Unido todavía es posible que se alcance un acuerdo antes de final de año sobre el Brexit

Crece el riesgo global de guerra comercial, descontrol de la política monetaria y volatilidad del petróleo

El último informe "Economic Outlook" descarta una desaceleración en China

“La salida de 2,6 millones de venezolanos es el desplazamiento más rápido de personas de los últimos años"

Más de 2 millones se han quedado en los países vecinos

El Comité de Emergencia hace balance dos meses después del terremoto en Indonesia

Queda un largo camino por delante: reconstruir hogares, caminos, mercados, medios de vida…
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris