Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Las opciones de Montilla

Sergio González García

lunes, 17 de julio de 2006, 01:15 h (CET)
Toda vez que el ministro de Industria ya ha sido designado como candidato socialista para las elecciones del 1 de noviembre, ahora toca pensar en cómo va a poder alcanzar la presidencia de la Generalitat. Las dos vías que se le abren en el camino han de ser controladas; dos vías que suponen compatibilizar el tradicional ´charneguismo´ existente en los alrededores del Área Metropolitana de Barcelona, con el catalanismo apuntado por el anterior inquilino del Palau.

Más que poderosas han sido las razones por las que Montilla ha sido elegido como máximo representante del PSC. La primordial de todas ellas es el fuerte control –similar al que tiene “Pepino” Blanco”- dentro de una organización que hasta finales de los noventa deambulaba sin destino alguno. Pero, además de ésta, también se le une la cura de humildad que debe tener una formación que no ha sabido vender los logros del prestigioso Pacto del Tinell, sobre todo por el desprestigio interno que han causado las reivindicaciones desmedidas de una Esquerra que quedó fuera de juego cuando premió el No en el referéndum de junio.

Perspectivas diversas, pero sólo dos candidatos con posibilidades de lograr el triunfo en la consulta electoral. Al joven convergente Mas, se contrapone un nacido en Iznájar que ha sabido hacer suyo el discurso que mucho tiempo atrás defendieron Companys y Joan Maragall. Su labor en Industria, donde no se ha visto alejado de las polémicas por sus posicionamientos a favor de Gas Natural o la creación de compañías televisivas sospechosamente cercanas a los socialistas, ha sido calificada por muchos como muy positiva, merced a la creación del Consejo Audiovisual o la Ley de RTVE, no obstante muchos otros refutan estas opiniones con los calificativos de sectario y radical.

Muy probablemente consiga atraer a esa parte del electorado que vota a los socialistas en las legislativas y lo hacen por otro, o sencillamente no votan, en las autonómicas. En la retina está su impresionante resultado en las elecciones del 14-M de 2004 cuando era el cabeza de lista en Barcelona. El Día de todos los Santos ha sido la fecha escogida para poner a prueba si el efectismo y el buen hacer pueden con la falta de carisma y cercanía a los ciudadanos. Es muy probable que así sea, si bien el esfuerzo va a ser el sustantivo necesario que pondrá encima de la mesa para garantizarse el éxito.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris