Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

¿Es acertado relegar las hierbas curativas al olvido?

Las plantas medicinales no son utilizadas para enfermedades graves o agudas, sino más bien para mantener sano el cuerpo
Vida Universal
martes, 9 de abril de 2013, 08:43 h (CET)
El siglo XX estuvo marcado por la industrialización y la supremacia de la química. La importancia de las plantas como remedios curativos comenzó a perderse, y con el progreso y el éxito de las ciencias naturales las sustancias de muchas plantas medicinales fueron aisladas para ser sintetizadas en su forma pura. En un paso posterior se modificaron las estructuras de las sustancias extraídas de las plantas, para lograr medicinas más efectivas o más asimilables. El caso más conocido es el ácido acetilsalicílico que alcanzó su éxito como Aspirina y que aún hoy en día mantiene su posición. La sustancia elaborada químicamente desplazó de su lugar a la corteza de sauce con sus sustancias y componentes.

Sin embargo la desnaturalización de las sustancias activas, ignora muchos otros efectos positivos que el conocimiento milenario sobre el poder curativo de las plantas ha intentado transmitir hasta nuestros días. Muchas voces nos animan en la actualidad a regresar a la naturaleza, en el sentido de un regreso a la medicina alternativa que ayuda a sanar sin ser perjudicial y también a recuperar la relación con la naturaleza de la que formamos parte.

En general las plantas medicinales no son utilizadas para enfermedades graves o agudas, sino más bien para mantener sano el cuerpo, también como prevención para malestares ligeros, o como terapia suplementaria para aliviar los síntomas. Sin embargo es indiscutible la fuerza sanadora de las plantas medicinales, la que viene actuando desde hace milenios formando parte de un conocimiento ancestral. Pues incluso cuando aún hoy día los principios activos no han podido ser demostrados en todo su amplío espectro con los métodos científicos actuales, éstos actúan y ayudan. La naturaleza está llena de vida, por lo que es recomendable dirigirnos a las plantas como seres vivos cuyas fuerzas informativas pueden dar impulsos para que el cuerpo humano pueva volver a tener un equilibrio armonioso.

Y sí está en nuestro ánimo salir al campo y tomar algunas hierbas de la naturaleza, deberíamos en primer lugar pedirles sus dones agredecidos por el regalo que nos hacen. En el libro «Reconócete y cúrate a través de la fuerza del Espíritu» que nos ha sido dado por el Espíritu de Dios a través de la profeta de la actualidad Gabriele, está escrito lo siguiente sobre las plantas medicinales: «Trátalas bien y reconoce que contienen fuerzas etéreas muy valiosas. Cuanto más te orientes a las fuerzas etéreas tanto más se activarán estas en las hierbas y formas de vida».
Comentarios
jhftrfyhjmhcy gxcfg 02/oct/13    22:26 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris