Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Visita médica: hola y adiós

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 17 de julio de 2006, 01:15 h (CET)
Hace algunos años el médico era todo un personaje con cierto prestigio social. Los llamados médicos de cabecera eran eso, de cabecera, pues acudían al lecho del enfermo, charlaban con él, se interesaban por el proceso de la enfermedad, recetaban los médicamente oportunos, a veces los regalaban, siempre tenían a mano un caramelo para los más pequeños y todavía les sobraba tiempo para acudir a la tertulia junto al párroco, el farmacéutico y el cabo, en funciones de comandante de puesto, de la Guardia Civil. Hoy con el progreso, excelente en algunos aspectos, y las ganas de privatizar la sanidad pública de algunos políticos este panorama ha cambiado, y no para mejor.

Estos días la clase médica de la Comunitat Valenciana anda alborotada. Son pocos, llega la época de vacaciones y, a mayor abundamiento, muchos de nuestros médicos y restante personal sanitario marchan al extranjero donde están mejor retribuidos o, incluso, a la vecina Castilla-La Mancha donde también les pagan mejor. Los que se quedan van a ver aumentado su cupo de pacientes y en algunos casos van a tener que visitar más de cien enfermo al día.

Imaginemos un día en cualquier Centro de Salud de la Comunitat Valenciana. Normalmente en la cita previa se le asignan a cada médico cuatro pacientes por cada quince minutos. Ya se hace difícil que en este corto espacio de tiempo- menos de cuatro minutos por paciente- alguien pueda explicar sus dolencias, el doctor dar con el diagnostico y, además, extender las oportunas recetas. Ahora doblen el número de pacientes y verán como la visita al médico se convertirá simplemente en un “hola y adiós”.

Ha faltado sensibilidad y diligencia en la Conselleria de Sanidad donde acaba de aparcar su culo el nuevo Conseller, Rafael Blasco. Todo un modelo de saber mantenerse a flote en las turbias aguas de la política. El que fue ideólogo de Zaplana ha pasado de militar en el FRAP- antiguo grupúsculo revolucionario- a ganarse el condumio diario con el Partido Popular después de una corta estancia en el PSOE, partido con el que fue Conseller de Obras Públicas. A eso se le llama coherencia política o lo primero son los garbanzos. La Conselleria del Sr. Blasco ha esperado hasta mediados de Julio para aprobar la normativa que en asistencia médica regirá este verano. Médicos mal pagados: la hora de urgencias continuada se paga a doce euros; contratos día a día, o de lunes a viernes para no tener que abonar los días festivos del fin de semana, o aumento del cupo de pacientes hasta limites insospechados. Así que si usted quiere un buen servicio médico ya puede ir contratando una póliza privada.

Y no se le ocurra morirse en su casa fuera del horario de su médico de cabecera. Hace unos días y tras larga enfermedad un familiar mío murió en esta circunstancia. El médico de urgencias extendió un parte de fallecimiento- “exitus” le llaman- pero al no ser el certificado de defunción oficial, que ha de extender el médico de cabecera, el cadáver debía permanecer en el domicilio hasta la mañana siguiente. La Consellería de Sanidad dijo que “ese no era su problema” y, finalmente, lo tuve que resolver mediante el Juzgado de Guardia que, ante mi insistencia y amenazas de denuncia, envió un forense a extender el oportuno certificado.

Comprendo que los facultativos de urgencia están para atender este servicio pero la Consellería debería destinar un par de médicos, o uno tan sólo, para estos luctuosos trámites burocráticos. Si en lugar de creer en la sanidad pública- no tengo quejas de sus médicos- hubiera tenido una póliza privada no me hubieran faltado médicos para extender el certificado de marras. Así que ya lo saben, a partir de ahora cuando vayan al doctor tan sólo un “hola y adiós”. Y no se les ocurra morir en casa y fuera de horas ya que pueden terminar oliendo bastante mal con tantos calores.

Noticias relacionadas

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez

Cristina Cifuentes y el PP en rojo

Vestida de rojo. Labios pintados con carmín carmesí brillante

¿La ventaja de Ciudadanos debe inquietar al PP?

¿Ha llegado el cambio de ciclo que enviará al PP a la oposición?

Metapsíquica inútil

El nihilismo es el resultado de buscar el sentido de la vida por caminos equivocados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris