Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica de música   -   Sección:   Música

'Frances the Mute', de The Mars Volta

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
viernes, 6 de abril de 2007, 13:33 h (CET)
Estamos ante un grupo de culto. Su música es la fusión de vertientes tan opuestas entre sí que no dejamos de preguntarnos cómo es que estas logran adquirir un orden estético musical. Lo que caracteriza el trabajo de este dúo originario de Texas es el afán provocador que se dejó sentir en su primera muestra: De-Loused in the Comatorium.

La música realizada por Omar Rodríguez y Cedric Bixler es toda una cachetada a lo que suele imponer la industria musical hoy en día, y el mérito es mayor cuando la cachetada es realizada en el mismo seno de donde salen disparados millonarios bodrios idiotizadores.

Frances the Mute, vibrante producción de solo cinco temas. Basta este detalle para rastrear las fuentes formales de este trabajo que encuentra cobijo en Yes, Pink Floyd y King Crinson. En lo personal no recuerdo haber experimentado situación alguna con el tema Cygnus...Vismund Cygnus, si la memoria no me falla, podría afirmar que esta es la primera vez en la historia del rock que se documenta sonoramente un exorcismo al escuchar los lamentos y llantos de Bixler proferidos tanto en castellano como en inglés: “Sal de mí, sal demonio, me haces sufrir”.

Esta muestra le debe mucho al rock sinfónico, en lo que a concepto se refiere, sin embargo, la inquietud de este par de luciferes no queda rezagada, sino que esta se enriquece al verla fusionada con un ritmo tan latinoamericano como lo es la salsa en L´Via L´Viaquez, en el que se nos cuenta los viajes auditivos y mentales de Elvia, un canto al desolador tormento.

Y como un descanso ante tanto desenfreno musical, nos topamos con el tema más corto de esta producción, The Widow, seis minutos en los que no tardamos en corroborar los alcances vocales de Bixler, que nos recuerda mucho a Since I´ve been loving you de Led Zeppelín. Sin embargo, sirve también como una justa antecesora del ya ambicioso, Cassandra Germini, con la que no dudamos adentrarnos en su casi media hora de duración, tema este tributario de Pink Floyd.

Toda esta arquitectura musical tiene una base paradójica como lo es la improvisación. Entendamos a la improvisación como sinónimo de libertad creativa, pero que a la vez está cimentada en el conocimiento responsable de las leyes musicales.

Estos suicidas estilísticos saben bien a donde van, o mejor dicho, saben bien qué es lo que les interesa hacer: no dejar indiferente a nadie. Los Mars Volta se valen del desenfado y algo más, algo más que tendrá que ser descubierto por quien se atreva a escucharlos.

Noticias relacionadas

El 'Proyecto Europa' amplía su propuesta con conciertos de música renacentista en seis ciudades europeas

Malú habla del duro momento de Antonio Orozco y omite la ruptura con Gonzalo Miró

Olé Olé, Karina o Un pingüino en mi ascensor, cabezas de cartel del festival Horteralia

David Summers saca libro y su enigmático: "Dedicado a ti aunque no sé si vas a leerlo", primera parte

10.000 ejemplares vendidos en todo el territorio nacional

Xoel López publicará este mes 'Sueños y Pan', el decimocuarto disco de su carrera

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris