Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pirómanos asesinos

José Luis Palomera
Redacción
domingo, 16 de julio de 2006, 04:36 h (CET)
"Conócete a ti mismo", al parecer dijo Apolo, hijo de Zeus...

¿Arderá toda España este verano? El año pasado fue uno de los más siniestros para los pobres y desgraciados árboles, yo sé que lloran cuando se les abrasa intencionadamente, aunque no se les oiga. Muchos perecen por causas naturales, debido al abandono absoluto de quienes deben de velar por ellos, entiendo el Ministerio de Medio Ambiente y su primer responsable -es decir, a la que llaman Ministra, Doña Cristina Narbona, socialista ella y al parecer progre- supongo que sabrá que los árboles tienen hojas, aparte de haber pasado todo el tiempo de su legislatura con el tema del trasvase del río Ebro, o mejor dicho, con la obsesión de echar abajo el plan del anterior gobierno “cueste lo que cueste y desaladora que te parió”.

Del incendio de Guadalajara, afortunadamente para ella, “pudo escapar entre dos fuegos”. Otros desgraciadamente no tuvieron tanta suerte y aún hoy sus familiares se preguntan, qué ocurrió verdaderamente en el trágico incendio.

Esta es la conclusión que los atrasados asesinos del pulmón indispensable para nuestra existencia, deberían de sacar de sus sesos necrófilos. “Los árboles tienen hojas, que no las ojas tienen arvoles”. Despropósito mental de unos, los asesinos, pirómanos y despropósito organizativo de otros, el gobierno y por medio la sociedad y las cárceles con piscinas, entre otros caprichitos.

Cientos de incendios por negligencias, montes y bosques abrasados por “cantamañanas” que se dicen solidarios, amigos de sus amigos, además de educados y buenas gentes... ¡Qué le vamos a hacer! tuvieron un fallo y eliminaron cientos de posibilidades, de vidas vegetales, y de futuro, incierto futuro, pero al que tienen el mismo derecho los de por nacer que los nacidos...

Estos aficionados calienta-parrillas salen al bosque de merendola con los amigos y acaban merendándose hectáreas de vidas y vegetales, vegetales que les proporcionan el oxígeno que necesitan para que sus manos den vueltas, a la remanguillé, a las sardinas y chuletillas.

Al igual que hay apóstatas insensatos en las carreteras, los hay en el campo. Muchos de estos son empleados de oficina o de trabajos en interiores. El día que descansan y les dan un campo para sus anchas, todo el monte les parece orégano. Por desgracia, orégano chamuscado por estos insensatos... Esos sí son insensatos pero para la sociedad... Su casa no la queman, qué va, ni tan siquiera cocinan en ella. Para que no huela a sardinilla frita su impecable hogar.

Cuando se les proporciona un bosque le inundan de desperdicios y al igual que Ares que no conoce amigo ni enemigo, acaban asolando, abrasando el bosque que aún llora cenizas.

A estos inútiles pirómanos domingueros hay que sancionarles sin piedad alguna y que paguen sus imprudencias con la plantación, en su tiempo libre, de todo lo que quemaron, árbol por árbol, matorral por matorral y brote por brote. Uno a uno hasta que repongan el daño causado a la sociedad.
De esta manera se les tendrá controlados, cual peligro eminente, los fines de semana..., son tan idiotas que son capaces de salir a bosque quemado por semana.

Lo de los incendios intencionados no tiene nombre, sí, sí, intencionados y no por mosquitos descerebrados... Qué va, han sido quemados intencionadamente por unos tipejos con carne y tres ojos que se denominan hombres sabios... Sí, sí, de verdad que no les engaño... Quemados intencionadamente por seres que se dicen humanos y sabios... ¡No, no se rían! Esto se lo digo a los monos que están ahora mismo intentando convencerme para que les de trabajo de guarda bosques... Ah, ¿tal vez piensen que un mono no puede ser un buen guardián?

¡Un mono es un mono! Un ser humano es un ser humano. Algunos seres humanos no le llegan a los monos ni al agujero excretor de la baja espalda...

Ah, ¡Que soy duro!
-No, por Zeus, duro no-
Con estos infinitos seres, sin ninguna duda los más atrasados y menos inteligentes de entre todo ser vivo, no se puede ser duro... Qué va, estos personajes no son seres humanos, son escoria de sus propios excrementos.
No viven, andan, no piensan, comen, no aman, ni tienen sentimientos. Si tienen algunos estos son sentimientos que comportan la mayor de las maldades que se puede hacer a la Tierra y a todos sus habitantes.

La Tierra, nuestra casa alquilada mientras duremos.

Estos pirómanos, míseros ojos con carne, se dedican a tirar las tejas del techo de nuestro hogar. A la vez que las van tirando, se ríen y se escupen las babas los unos a los otros, viendo como se parten en mil pedazos.

Es difícil hacer mayor mal a la Tierra y a los seres vivos, entre ellos los humanos. Quemarles no podemos, ya se sabe la libertad, la democracia, la defensa de los derechos y los torcidos humanos etc. lo impiden. Aunque me temo que ni para combustible son buenos.

El colmo de todos los despropósitos, que es lo que se hace, y se hará hasta que no quemen también las prisiones, es encarcelarles, darles de comer gratis, pensión completa, estudios etc., y cuando salgan, que no tardarán, a cobrar el paro.

¿Qué hacemos con ellos?
Lo único que se me ocurre es llevarles a todos a una isla desierta del Pacífico. Sin árboles, por supuesto, que estos los queman fijo... Aunque soporten temperaturas de cuarenta y cinco grados, y se queden sin sombra alguna, los queman fijo.
Estos personajes no han sido paridos sino defecados, salieron del erebo y solo el infierno les produce placer...

Noticias relacionadas

La crueldad del desarraigo

“Uno vive del donarse y del acogerse"

Con Sáenz de Santamaría el PP sería un zombi errante

“Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.”J.L.B. – “La otra muerte de El Aleph”

Pedro Sánchez se hizo un Sánchez

El anunciado programa de Gobierno fue sustituido, sin más, por pinceladas

Sobre la Virgen del Carmen y su fiesta

J. Romo, Valladolid

En huelga por Cristiano

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris