Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Orquídeas en La Atalaya

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 16 de julio de 2006, 04:35 h (CET)
Sabido es que en La Atalaya, ese Parque Forestal tan desconocido y desaprovechado, coexisten múltiples especies vegetales entre las que destacan los pinos y arbustos, al menos es lo que podemos apreciar los neófitos en la materia que acostumbramos a ir sólo de vez en cuando a respirar a ese pequeño monte de verdor instalado en el centro de la llanura.

Hace años, Carmela, una de mis profesoras universitarias, nos dijo en clase que desde la Atalaya se podían divisar los mejores atardeceres de nuestra tierra. Ella misma acostumbraba a acudir allí de vez en cuando, sabía de lo que hablaba, así supo transmitirnos la belleza de un lugar que, por cercano y cotidiano, a veces tendemos a restarle importancia.
Hoy he visto el DVD “Polinorqui”, sobre las orquídeas de La Atalaya, me ha recordado las muchas posibilidades de nuestro montículo ignorado. El mismo ha sido elaborado por un equipo del IES Maestro Juan de Ávila, formado por un profesor, el biólogo almagreño Luis de Pablos Alcázar y seis alumnos de distintos cursos de ESO y Bachillerato.
El trabajo les ha valido a estos chavales un galardón regional importante otorgado por el Museo de la Ciencia de Cuenca. Pero, lo más importante, no es eso, aunque todo reconocimiento es importante, lo importante es la experiencia vital que han experimentado estos días junto a su profesor para poder disfrutar, mientas aprenden, investigan y crean un documento que, independientemente de la difusión que el Museo conquense vaya a darle, tiene un valor incalculable para estos alumnos de 13 a 17 años que han asimilado el valor de la observación, del tiempo, del esfuerzo, de la cooperación y del trabajo.
Gracias a ellos, sabemos que la orquídea, esa romántica flor que aparece en febrero el día de los enamorados o en mayo, en el Día de la Madre, está representada en el Parque Forestal en 11 géneros, 3 subespecies y 26 especies.
Para Alberto, de 16 años, estudiante de 1º de Bachillerato todo comenzó un 11 de febrero cuando el equipo junto a otros acompañantes, incluido su propio padre, llegaban a La Atalaya cargados de útiles de jardinería, como azadas, macetas, tierra abonada, etc.
Agustín, de 13 años, estudiante de 2º de ESO, reconoce que confundieron al principio las hojas de orquídea con las hojas poco desarrolladas de otras especies. Cargados con las pequeñas plantas, el equipo se reúne en la zona de descanso donde los bulbos son trasplantados a macetas numeradas. Y ahí comienza el arduo trabajo.
Sherezade, de 14 años y de 3º de ESO, mientras se rodea de narcisos, comprende la necesidad del equipo de grabar y fotografiar durante más de 200 horas en dos meses para conseguir un material válido de sólo unos minutos.
Adrián de 16 años y estudiante de 1º de Bachillerato, entiende ahora, entre bellas melodías de música clásica, cómo debieron esperar un mes para que las orquídeas florecieran.
Por su parte, Nieves de 17 años, de 1º de Bachillerato, se afana por ofrecer datos técnicos sobre el tema central de la investigación, la peculiar polinización de estas flores por medio de los insectos.

Y por último, Marcos de 17 años, de 2º de bachillerato, nos ofrece datos concluyentes sobre los insectos polinizadores, sobre el néctar, el polen, o el cortejo de los animalitos alrededor de las flores.

Pero lo que más impresiona del conjunto del trabajo premiado es la belleza y colorido de las orquídeas, junto a los insectos en un ciclo de vida sorprendente que se sucede milagrosa y naturalmente en cada estación muy cerca de nosotros. Y, sobre todo, constatar con este tipo de tareas extraescolares, el buen trabajo que se realiza en los institutos, esos centros de estudios y del saber, a veces olvidados con multitud de problemas de convivencia, institutos integrados por docentes y alumnos que demuestran con experiencias así la importancia de la buena convivencia estudiantil, esta vez en La Atalaya de Ciudad Real, por medio del buen hacer y de la ciencia a través de la presencia tan cercana de unas simples, pero sorprendentes, orquídeas violetas.

Noticias relacionadas

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado

El desconcierto de Maroto

Mi entrega a las causas que considero justas han sido a cuenta de mi tiempo y de mi hacienda, sin esperar canongías

¿Quién cree en el acatamiento constitucional del nacionalismo?

“Este país siempre será nuestro” Ernest Maragall
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris