Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Señor Rajoy: el diálogo con Catalunya ¿por qué, para qué y a costa de qué?

“¿Cuántas cosas que ayer teníamos por artículos de fe, hoy no son más que fábulas?”, M.E. de Montaigne
Miguel Massanet
jueves, 4 de abril de 2013, 07:19 h (CET)
Puede que los ciudadanos de a pie no tengamos la suficiente inteligencia para comprender los actos de las altas instancias de la política; es posible que, al gobierno del señor Rajoy, le haya faltado tiempo para demostrarnos, a quienes lo votamos, las causas, los imponderables, los hechos determinantes o los cambios de rumbo y de opinión para que, no durante los 100 días de rigor, sino después de más de un año en el poder, nos tengamos que sorprender al comprobar que, ninguna de todas sus promesas electorales, se haya cumplido tal y como se nos prometió. Podríamos ser flexibles, hasta un cierto punto, en el aspecto financiero y económico, aunque hay aspectos que cuando se analizan pueden causar cierta perplejidad. Pero no en lo otro.

Comprendemos la necesidad de adaptarse a las consigna de Bruselas y admitiríamos la necesidad de ciertos recortes siempre que, en primer lugar y con carácter prioritario, se hubiera metido mano, sin concesiones a la galería, sin miedos ni remilgos, a lo que es la parte más onerosa y la mayor causante del incremento exponencial de nuestra deuda pública y de nuestro déficit presupuestario: el gran muermo del gigantismo estatal; el desorbitado gasto de nuestra Administración pública y la forma en la que se ha permitido que las CC.AA haya campado por sus respectos –algunas de ellas de una forma intolerable por su actitud levantisca, ofensiva, provocativa e indisciplinada, que ha llegado al extremo de dejar de cumplir las sentencias judiciales enfrentándose temerariamente tanto al TSJC, como al Supremo y al propio TC – manteniendo, contra viento y marea, un gasto público por encima de sus posibilidades, rompiendo la disciplina del límite de déficit impuesto por la Ley de Estabilidad Financiera. En el caso de Catalunya resulta más impactante, ya que ha cerrado el año 2012 con un déficit del 2’3% cuando el límite fijado estaba en el 1’50%.

Y como este comentario va de Catalunya, vamos a quedarnos en ella para dejar claro que los recortes que ha llevado a cabo el gobierno del señor Mas no han sido impuestos sobre una serie de subvenciones destinadas a potenciar el catalán, a favorecer el cine y los doblajes en catalán y en potenciar y aumentar las célebres “embajadas”, a pesar de que el Gobierno de la nación se ofreció a que las delegaciones se pudieran trasladar a las embajadas españolas. Sí han sufrido la I+D, la sanidad, las universidades y otros servicios públicos, en los que la tijera de la Administración catalana se ha cebado sin misericordia, mientras se quejaban de que el Estado los discriminaba; ellos han seguido su despilfarro a pesar de que, Catalunya, ha pedido ayuda y se ha llevado el 40% del FLA del año 2012 por un importe de más de 6.732 millones de euros; seguida de Valencia y Andalucía con cantidades muy inferiores. En teoría para recibir tales ayudas la comunidad que la solicitase debía un plan de ajustes por el que se comprometía a no sobrepasar el 1’5% del PIB. Algo que, como es obvio no ocurrió en el caso catalán.

El señor Montoro, ministro de Hacienda, hace unos meses se mostraba implacable y anunciaba severas medidas que podían llegar a la intervención, por el Estado, de aquellas comunidades autónomas que no se ajustaran a las limitaciones establecidas. La mayoría de ellas, no obstante, supieron frenar el déficit recortando gastos, eliminando duplicidades y suprimiendo servicios prescindibles. Sin embargo, hete aquí que, los díscolos de la Generalitat catalana, además de aprobar en su Parlament una moción sobre la declaración de Catalunya como un ente con personalidad jurídica propia y con el “derecho a decidir” sobre su futuro; han insistido en que el Estado les sigue debiendo dinero y que, aparte de seguir adelante con su propuesta soberanista, se les debe dotar de más financiación para pagar la inmensa deuda de más de 58.000 millones de euros que tienen pendientes de pagar, de los cuales 4.000 parece que vencen en este mismo mes.

Pues bien, a pesar de las “amenazas “ del señor Montoro, de las declaraciones del señor Rajoy sobre la necesidad de cumplir con la Ley de Estabilidad Financiera, recién aprobada; los señores del Gobern catalán, que han estado pidiendo diálogo bilateral con el Gobierno central, parece que se están saliendo con la suya ante la estupefacción de muchos barones del PP, de sus militantes y de todos los que votaron a esta formación pensando que era la única capaz de poner orden en los nacionalismos catalán y vasco. Lo evidente es que, aparte de consentir que el déficit sobrepasara el permitido en un 0’80%; el Gobierno del señor Rajoy no ha tomado ninguna medida sancionadora y, no contento con ello, se reúnen el señor Rajoy y el señor Mas de incógnito para mantener una conversación que nadie sabe a ciencia cierta en qué consistió, ni que acuerdos se tomaron y que parte de ella se ha mantenido oculta al conocimiento de los ciudadanos.

Y cabe preguntarse ¿por qué el señor Rajoy, ante la amenaza evidente de la insumisión de Catalunya a las leyes españolas y la continuidad en su proyecto soberanista, accede a conversar en secreto con Mas? Nadie, en su sano juicio, puede pensar que exista nada que discutir o hablar, mientras la comunidad catalana no renuncie públicamente a sus aspiraciones independentistas. Luego, ¿cómo es posible que el irascible Montoro se haya convertido en un perrito faldero, mendigando que le perdonen y ofreciendo un trato económico preferente para Catalunya; sin que, esta decisión, se haya tomado en la reunión prevista de todas la CC.AA para tratar del nuevo sistema de financiación?, ¿por qué conversaciones bilaterales, señor Rajoy?. Si no se tiene intención de favorecer a Catalunya, ¿a qué vienen estos contactos que, evidentemente, hacen chirriar los goznes de un Gobierno que empieza a parecer que hace aguas por sus cuatro costados? No es que la oposición esté que trine, no es que la izquierda se lleva las manos a la cabeza o que las propias autonomías del PP estén en contra de esta política de claudicación; sino que son los mismos votantes los que asistimos perplejos a este tipo de traición, perpetrada por aquellos de los que esperábamos mayor rigor y energía en el cumplimiento de las leyes y el uso más adecuado de la mayoría absoluta que les dimos.

Falta saber ¿qué es lo que están dispuestos a ceder nuestros gobernantes para ganarse unos años de tranquilidad en Catlunya?, ¿qué es lo que van a sacrificar para contentar a los señores de CIU y de ERC? Mucho nos tememos que, como dice el relato bíblico de Jacob y Esaú, vayan a vender a España por un simple plato de lentejas. No podemos aceptar, permaneciendo callados, que en esta España en graves problemas, con millones de personas en paro y con una reforma de gran calado pendiente de llevar a cabo en las Administraciones públicas, incluidas las autonómicas, se produzcan favoritismos, y mucho menos, que estos tengan lugar a favor de aquellos que lo único que buscan es separarse de España y, entre tanto, acabar de ordeñar las ubres del Estado, que es lo mismo que hablar de los bolsillos de los españoles, para contribuir económicamente a que los independentistas sigan demostrando a los ciudadanos catalanes que pueden seguir manteniendo un estado catalán, aunque se prescinda de España.

Mucho nos tememos que, al señor Rajoy y su equipo, se le está acabando el crédito de confianza que le dimos al elegirlo. Urge una rectificación ya que, en caso contrario, se quedarán él y su gobierno más solos que la una. O así es, señores como valoramos esta actitud incomprensible de nuestro Gobierno.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris