Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

Cristina, imputada

Me dice mi vecino que ya era hora...
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
jueves, 4 de abril de 2013, 07:12 h (CET)
Era de esperar. Y para algunos, de desear. Porque, a ver, cómo se come que en una casa exista uno que mete el dinero a capazos mientras la otra parte no se entera. Y más difícil digerir que en este mete-saca de billetes continuo no se le ocurra a la supuestamente indolente preguntarle a su churri de dónde salen los cuartos con los que se paga la hipoteca de la chabola. Que no hay nadie tan tonto. Así que, por mucha sangre azul que riegue su cuerpo, la ex intocable algo debería saber y algo también empujar para que la cifra fuera respetable. El apellido es el apellido, y arrastrar, arrastra un huevo y parte importante del otro. Pero seamos justos. No condenemos a toda una Infanta por ceder el no sabe usted quién soy a su marido para que éste trapichee a destajo. Porque esto es lo dice el juez Castro. Lo que sí hay que reprocharle, lo que la convierte en imputada real es el aproveche desmadrado del nombre, es el conocer, permitir y quién sabe si fomentar el mangoneo (la justicia, ésa que puede que sea igual para todos, lo dictaminará). Y lo dice un juez que se está jugando los piños en el envite. Una osadía que igual se queda en nada, que los cimientos de esta España de coña se han removido y van a cargar con cosacos, fiscales, medios afines, el sursuncorda y un tratado de historia de treinta tomos. Porque aquí, donde vosotros y yo vivimos, hasta el palanganero de la duquesa de Alba está dispuesto a alistarse a una cruzada y capar al rubio balonmanista, el único culpable de la infamia. Y si no, ya lo veréis. Que lo de doña Cristina tiene muchas papeletas para no pasar de ser un susto de nada, una pequeña rotura fibrilar que se recupera en una semana. El miércoles que viene juega seguro contra los franceses…¿O ése era Messi?...Ya me he liado…Me patinan las neuronas. Ruego me disculpéis. Es que acabo de leer lo de Griñán y su actuación parlamentaria y se me ha bloqueado el cerebro. Sólo ha dicho una verdad el puñetero. Que en Andalucía se lo han llevado unos desaprensivos que malversaron dinero de forma ilegal para beneficio propio. Ahí has dado. Lo que toca es entrullar a esos chorizos. Sean quienes sean, ¿no? Bueno. Me vuelvo a lo mío. El Estado se ha convertido en un estadillo de cuentas, cuentos, cuentistas y cuenteros. Y, para recuperarse, necesita que, le pese a quien le pese, el que la haya hecho, que la pague. Se llame como se llame. Ergo, hermanos, abrid bien los ojos y lavaros las orejas que la cosa está como para perdérsela. Fiesta.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris