Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El peso del Pontificado

Enric Barrull, Girona
Lectores
@DiarioSigloXXI
miércoles, 3 de abril de 2013, 10:14 h (CET)
Ha pasado un mes y no obstante me parecen actuales las palabras: "Sólo con los ojos de la fe se puede comprender el amor del Papa a la Iglesia y a sus hijos e hijas, en el momento de su renuncia a 'la sede de Pedro'", con las que mostraba el cardenal arzobispo de Madrid su agradecimiento a Benedicto XVI, hoy Papa emérito.

Y es que, cuando el tiempo va asentando la noticia de la renuncia del Papa, una realidad tan prevista por la Iglesia que figura en su legislación, queda el poso de lo que para los católicos significa. No se trata solo de que toda la comunidad de creyentes se vuelque en acción de gracias, se trata, sobre todo, de entender cómo su renuncia es también servicio a la Iglesia.

El que Benedicto XVI haya renunciado ha servido también a los fieles para entender el enorme peso que tiene que soportar ese siervo de los siervos de Dios. Como ya ocurrió con el valor con el que Juan Pablo II afrontó el final de su Pontificado, la debilidad física que ha llevado a Benedicto XVI a ceder el difícil timón de la Iglesia es un aldabonazo en las conciencias de los creyentes que ahora saben que ser Papa es, como Cristo dejó dicho a sus apóstoles, ser precisamente el último de los siervos.

Y para que el nuevo Papa, Francisco, pueda soportar ese peso que le encomienda el Señor, los cristianos no pueden ni deben escatimar en sus oraciones por el sucesor de San Pedro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris