Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El 25 de abril en el Congreso, contra la cleptocracia

La cruda realidad es que vivimos bajo el gobierno de los cleptómanos, randas, asoladores de asadores
Mario López
miércoles, 3 de abril de 2013, 09:06 h (CET)
Qué infelices somos. Unos pensando que vivimos en una democracia, otros que en una plutocracia y, los más avispados, que en la dictadura de los mercados. Qué inocentes. La cruda realidad es que vivimos en una cleptocracia, es decir, bajo el gobierno de los cleptómanos, randas, asoladores de asadores.

Estamos igual que en épocas de Saladinos y Solimanes. Igual que en tiempos en los que los caudillos permitían a la tropa disfrutar del pillaje, del saqueo, una vez concluida la hazaña bélica. Consumado por los mercados el golpe de Estado al soberano pueblo, a lo que estamos asistiendo ahora es al destape del pillaje perpetrado por la tropa, por nuestros gobernantes.

En cualquier lugar del mundo, en cualquier fecha de la Historia, el PP (el PSOE, también) sería considerado una banda de facinerosos dedicados a todo tipo de prácticas delictivas al amparo de un poder absoluto otorgado por las urnas, una pandilla de sanguinarios déspotas capaces de condenar a la cuarta parte de la población a la miseria sin que se les borre la cínica sonrisa de la cara. El gobierno actual del PP le ha declarado la guerra al soberano pueblo español, emponzoñado hasta las cejas de mierda, latrocinio y facherío. Se le ve el plumero franquista, nacional-católico, en HD, en la más pura estética pornográfica. Mienten más que hablan, cuando hablan producen vergüenza ajena y, afortunadamente, cada día hablan menos. El líder carismático, Mariano, se dirige a no se sabe quién a través del plasma, igual por atenuar su propia plasta, para decir no se sabe qué, pero que da lo mismo porque será justamente lo contrario de lo que realmente es. Su gobierno no cumple un solo compromiso, erra en todas sus previsiones; y, con todo, saca pecho. Es un esperpento, un auténtico monumento al grotesco.

En esta tesitura, el soberano pueblo español se ve en la obligación de salir a la calle para presionar al adefesio, con la vana esperanza de que se dé por aludido y deje de cagarse en las instituciones. Nos vemos el próximo 25 de abril a las puertas del Congreso.
Comentarios
Jose Angel Rubio 03/abr/13    19:26 h.
francisco arbillaga 03/abr/13    19:13 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris