Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El mundo al revés   -   Sección:   Opinión

Cuando la enfermedad ataca

José David Gálvez
Redacción
viernes, 14 de julio de 2006, 02:17 h (CET)
Puede que sólo sea un caso aislado el que voy a relatar pero, las noticias que aparecen con relativa frecuencia en los periódicos y los noticiarios televisivos, hacen que me reafirme en mi posición de que no es así.

Me comentaba un compañero de clase ésta mañana que, ayer cuando volvía de clase, se percató de que un hombre de mediana edad iba detrás de él. Como cualquier persona, no le dio importancia y siguió su camino en dirección a casa.

Al rato, se dio cuenta de que el personaje seguía detrás de él. Curioso, continuó la marcha fijándose por el rabillo del ojo en el extraño caballero. Pasado un poco, tras girar una esquina, vio que el curioso personaje había desaparecido. Relajado, siguió andando.

Poco más tarde, algo a su espalda le llamó la atención. Por el rabillo del ojo pudo distinguir al tipo que antes le estaba siguiendo. Ahora su avance era mucho más rápido. Mi compañero, un poco nervioso, se dio rápidamente la vuelta para saber qué era lo que quería aquel hombre.

Para su sorpresa, el tipo estaba ya a un metro de él blandiendo una llave inglesa. Asustado, levantó los brazos para protegerse y paró el primer golpe de la llave metálica con el brazo. Dolorido, se dejó dominar por la ira y empujó al hombre, que cayó de espaldas.

Poco después la policía, que gracias a Dios que estaba cerca, se acercó para ver qué era lo que había pasado. Mi amigo les relató los hechos, y fue informado de un dato preocupante, cuanto menos, sobre éste hostil personaje. Ése dato ha motivado éste post.

La cuestión es, damas y caballeros, que éste personaje que atacó ayer a mi compañero, sufre de ataques sicóticos. Ésta enfermedad mental, con un tratamiento adecuado, puede reducirse. Se puede conseguir que éstos ataques se reduzcan o incluso desaparezcan, en algunos casos.
 La pregunta obligada ante ésta situación es obvia: ¿Cómo es posible que ocurran hechos como éste? ¿No se mantiene un control sobre los enfermos mentales? Ya no es sólo el hecho de que hagan daño a sí mismos, cosa muy grave, sino que pueden hacérselo también a los demás.  
 Como decía en mi primer post, no quiero plantear problemas sin dar soluciones, pero tras mucho pensar, no he encontrado una solución real a éste problema. ¿Tienen ustedes alguna? Espero que sí, para que situaciones como ésta no vuelvan a repetirse.
 Me gustaría recordar que los enfermos mentales son personas como las demás, simplemente son víctimas de una enfermedad. La culpa no es de los enfermos ni, por descontado, de sus familiares. Desde aquí mando mi apoyo a todas las víctimas de enfermedades mentales, y a todos sus familiares que les apoyan y les ayudan en tan difícil situación.

Noticias relacionadas

Un recién nacido en una bolsa de basura

Un niño muerto arrojado a un vertedero causa más interés mediático que cien mil abortos

Una boda de altura

Este Papa no tiene remedio

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris