Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Estilo de vida   Filosofía   Algo más que palabras  

Una mentalidad ciega

“Necesitamos nuevas pedagogías, para reencontrarnos en ese ambiente armónico de quietud, que es lo que en realidad nos sosiega.”
Víctor Corcoba
jueves, 29 de agosto de 2019, 10:09 h (CET)

No podemos continuar ciegos e indiferentes ante actitudes verdaderamente destructivas, que nos impiden apreciar la belleza que nos rodea, paralizándonos ese afán contemplativo del corazón y disuadiéndonos del gozo de compartir. Tenemos que ser más considerados entre sí y también con aquello que nos acompañan en nuestro diario existencial. Una de las cuerdas de necesidad es el respeto. Hay que reivindicarlo como el pan de cada día. Desde luego, nadie nos puede truncar ese inherente espíritu de recogimiento que todos buscamos, en la atmósfera del silencio, después de una jornada cansina de andanzas. Sin duda, somos una generación que necesitamos nuevas pedagogías, para reencontrarnos en ese ambiente armónico de quietud, que es lo que en realidad nos sosiega. Al fin y al cabo, todos demandamos de esa protección en valores y en valías, pero desde la concordia entre pulsos y pausas. El mejor latido, es la conjunción de todos ellos, la mística de su cauce, el despertar hacia esa esencia de vida, que no es otra que la de iluminarse por la interiorización de cada cual.

Realmente, uno tiene que vivir por sí mismo, abriéndose a todo y a todos, para aprender a reprenderse cada cual consigo, y enhebrar otra mentalidad más lúcida y solidaria, pues es imperativo que trabajemos coaligados. Indudablemente, un buen talante siempre propicia alianzas a través de las gentes, la tecnología y la innovación. Lo que no es de recibo es que se acreciente una mentalidad de explotación hasta el extremo de hacer esclavos a los más frágiles, ya sea a través de un trabajo forzoso, una servidumbre involuntaria o un vasallaje sexual. A poco que hagamos una mirada global, en tantas historias humanas, nos daremos cuenta que determinadas políticas continúan fomentando la discriminación y la xenofobia, que muchos países aún no garantizan los derechos fundamentales de los niños, que el tráfico de personas está adquiriendo dimensiones espantosas, que muchos migrantes y refugiados sufren horrores inimaginables, cuestiones que no deberían tolerarse en ningún lugar y bajo ninguna fórmula engañosa. Las cosas hay que llamarlas por su nombre, al menos para no ser oprimidos con la mentalidad del poder o de las riquezas.

Subsiguientemente, el sentido de una nueva ciudadanía, ha de tener otra proyección más humana, muy distinta a la actual que pone en el centro de todo el beneficio y el poder. No considera al ser humano como tal y esto es muy grave. El pedestal de las finanzas es el que impera. Los pobres apenas cuentan en este mundo de privilegios y poderosos. Sin embargo, toda esta ceguera que nos envuelve, se vence con la acogida, con el diálogo, con el amor en suma. A mi juicio es el momento de crear una mentalidad nueva que nos acerque hacia esa cultura del abrazo. Ya conocemos nuestras historias pasadas, es menester rechazar absolutamente la guerra y todas las formas de violencia e injusticia.

En un mundo donde, por desgracia para toda la humanidad, las tensiones y las dimensiones van en crecida, hace falta un control de armas y de una vez por todas firmar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, que aún no ha entrando en vigor, después de más de veinte años de su aprobación. Su legado ensayístico no es más que destrucción. Aún así no hemos aprendido la lección. No acertamos a entendernos. O no quieren determinados poderes que nos entendamos. ¿Quién lo sabe?

En consecuencia, hemos de ganar seguridad en el mundo, pero con esta concepción mezquina actual, resulta bastante complicado incrementar la protección de los humanos, o de las mismas especies animales y vegetales. Sea como fuere, hemos de evitar la pérdida de vidas, de cualquier ser vivo, pues las tragedias todas son eludibles. En el planeta hace falta justicia, pero también es menester alimentar el perdón, para que nadie en su interior active el deseo de venganza o el ansia de destrucción. Se requieren, por tanto, hombres de acción, con actitudes sabias nacientes en el corazón, líderes con energías morales, una ciudadanía sin adversarios, personas a todas horas de servicio, sin superioridades mundanas, dispuestas constantemente a donarse a través de un comportamiento inspirado en la escucha y en el hecho de que estamos llamados a ser una única familia humana, haciendo humanidad, lo que conlleva una mentalidad muy distinta a la presente, en la que la violencia llega a verse como algo normal y la irresponsabilidad es manifiesta.

Ojalá salgamos de esta alucinación de confundirlo todo, cuando en realidad hay que volver a ese espíritu auténtico, en un contexto de ecuanimidad, para que la entereza de la humanidad de hoy, de los pueblos y Estados, amanezca en la esperanza de interesamos los unos por los otros. Al fin y al cabo, sólo las obras y el conocimiento que llega desde dentro, a pesar del sentimiento de contradicción que puede injertarse en vena, es nuestra verdadera brújula. Lo significativo es reeducarnos para convivir unidos, perseverando en el vivir según la mentalidad del desprendido; y, en todo caso, contrariando la mentalidad de los dominadores de esta tierra abusiva.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Caraduras y sinvergüenzas: la insoportable banalidad de la hipocresía

Detengamos las mentiras de los que solo piensan en términos cuantitativos de más o menos

Estupidez del sometimiento

Las decisiones frívolas de los gestores, convierten en estúpidos los sometimientos, aún con la gravedad del momento

¡Maldita falta de transparencia!

Hay que salvar las televisiones privadas para que no hablen mal de su pésima gestión, pero no miran las morgues abarrotadas de ciudadanos y ciudadanas que fallecieron por su negligencia

La vida después del virus

Aunque el presente pueda lucir sombrío, no siempre los tiempos difíciles representan malos augurios y la historia de las pandemias lo demuestra

​¡Maldita falta de transparencia!

¿Entienden ahora los injustos 15 millones que el gobierno ha dado a las televisiones privadas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris