Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Televisión de poca calidad, pero con mucha gracia

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
martes, 11 de julio de 2006, 21:04 h (CET)
Ahora que ha terminado el Mundial de fútbol, principal apuesta de La Sexta, me pregunto que va a ser de la nueva cadena que echó a andar hace poco tiempo. Muchos telespectadores volverán al aburrimiento de las telenovelas en la sobremesa, la telebasura de las tardes, que no cesa ni en vacaciones, y las nuevas series en “prime time” que no acaban de arrancar.

Ha quedado un vacío muy grande desde que terminaron los partidos del Mundial retransmitidos por Andrés Montes y Julio Salinas, con sus atípicos comentarios. Otros, sin embargo, por fin podrán darle voz a la nueva cadena, pues eran muchos los que no terminaban de entender tanta exaltación y tal repertorio de referencias musicales a la hora de comentar un partido de fútbol.

Ahora nos quedan todos los famosos que han llegado de la mano de Emilio Aragón. Presentadores reciclados de otras cadenas, cuyos programas fueron cancelados por baja audiencia, o hasta el mismísimo Alfredo Urdaci, perfeccionando su faceta de “humorista” y probando suerte con los monólogos.

Pero la mayor sensación de La Sexta, y probablemente de la televisión en España después de Pocholo, es Diana Alonso, ex presentadora del concurso Juego TV. Una joven que se mostraba tal cuál, sin necesidad de sobreactuar. Lástima que haya sido despedida recientemente por su dificultad… para hacerse entender.

Resulta que a la joven presentadora apareció en directo con notables síntomas de embriaguez. En su intervención dijo frases tan elocuente como “si no lo sabes no llames, no te gastes el dinero en no saber”, mientras trataba de convencer a los telespectadores de llamar a un número 905 y participar en el concurso. También dijo que la gente “tiene la oportunidad de entrar en el programa durante todo el vuelo… ¡todo el vuelo! ¿Cómo que todo el vuelo? ¡Como todo el juego! Yo me voy volando… necesito un Redbull”.

Realmente impresionante. Los vídeos están colgados en Internet y después de verlos uno comprende perfectamente el estado de la muchacha, teniendo en cuenta que el programa se graba en Amsterdan. Una pena que ya no exista Crónicas Marcianas, probablemente Diana ya tendría un hueco en aquella mesa de intelectuales.

Ahora que han despedido a Diana Alonso me pregunto cuánto durará el nuevo programa de Pocholo. Porque en la forma de expresarse no hay mucha diferencia… y entre Amsterdan e Ibiza tampoco. ¿Le harán el control antidoping? Veremos a ver.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris