Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La cabeza de Rajoy

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 11 de julio de 2006, 21:04 h (CET)
No, no voy a pedir la cabeza de Rajoy, líbreme el cielo de tan malos pensamientos. A lo que quiero referirme es a que el presunto líder de la derecha ha confesado públicamente que le molesta hablar de terrorismo. Para ser más exacto ha dicho: "No hay cosa que más me moleste que tener que debatir en el Congreso para hablar de terrorismo".

Ahora me explico porque Rajoy solo habla de terrorismo durante las horas diurnas. Me extrañaba a mí que no lo hiciera durante la noche pero ahora lo tengo todo claro: Rajoy aprovecha las horas nocturnas para prepararse lo que tiene que decir al día siguiente sobre el terrorismo y el Gobierno. Después de todo es de agradecer que le moleste hablar de terrorismo, porque... ¿se imagina usted el machacarnos a los españoles día y noche con la misma retahíla?. Mortal, eso sería mortal.

El hombre ha sido claro y es consciente de sus limitaciones, así lo asegura él mismo cuando dice: "Pero algunos no se han enterado de que otros están en política para defender, el menos, unas poquitas ideas". Yo creo que hay otras muchas cosas que debatir en política pero al parecer a Rajoy se le ha llenado la "olla" primero con lo del Plan Ibarretxe, después con el Estatuto Catalán y ahora con el alto el fuego permanente de ETA y la apertura del diálogo entre el Partido Socialista de Euzkadi y la izquierda abertzale. La cabeza de Rajoy no es una marmita del tamaño de las que se utilizan en los cuarteles militares más bien se trata de una olla o cacerola con poca capacidad para meter en ella todo lo que en si se precisa a la hora de que al guisado no le falte ni uno solo de sus componentes. O sea que la cabeza de Rajoy no es la sesera de un hombre de Estado. No caben en ella todos los asuntos que afectan a un país y a sus habitantes. Esto es al menos lo que yo deduzco de su frase antes citada y que acaba con lo de: "...unas poquitas ideas".

Aunque me asalta la duda de si lo que tiene sobre sus hombros es en forma de olla o de perol que como todos sabemos, este último, tiene un perfil cuasi plano.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris