Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El mundo al revés   -   Sección:   Opinión

La despedida de un grande

José David Gálvez
Redacción
lunes, 10 de julio de 2006, 21:52 h (CET)
Nunca he sido demasiado aficionado al fútbol, pero hay cosas que uno no puede perderse aunque no sea un “forofo”, y el mundial es una de ellas. En él, se pueden ver a los supuestos mejores equipos del mundo peleando por la conquista del título mundial, sudando las camisetas por los millones de personas que, desde sus casas o en los estadios, apoyan incondicionalmente los colores de las camisetas que visten sus selecciones. Es un evento importante.

Además, como añadido, éste mundial tenía el aliciente de ver los últimos partidos de un gran jugador, Zidane, que había anunciado su retirada de los estadios tras la competición. Quizá, como he dicho antes, no sea un apasionado de este deporte, pero disfruto como el que más con el juego de estrellas como ésta. Quién no lo haría.

Pero, hete aquí, que tras dejar presente su elegancia y deportividad en el juego durante la mayor parte de su carrera, demostrando gran técnica, compañerismo y otros atributos que hacen grande a un jugador, ha tenido un desliz. Podría pasarle a cualquiera, pero a él le ha sucedido en su último partido defendiendo los colores de su patria.

Hoy, durante la final del mundial de fútbol, he visto algo que jamás hubiese podido creer de una persona que siempre ha ido con la deportividad como estandarte. Hoy, he visto que todos los valores que tenía éste gran hombre se han venido abajo por la presión. Zidane le ha dado un cabezazo a Materazzi, jugador del equipo italiano, y ha sido expulsado por su error.

¿Quién no ha cometido un error en algún momento de su vida? Zidane lo cometió en el peor momento posible, y echó por tierra el ejemplo dado hasta ahora con sus valores, pero no creo que debamos juzgarle por ello. Él mismo, que se ha retirado del campo entre lágrimas al darse cuenta de lo que había hecho, se martirizará durante mucho tiempo por éste incidente.

Por eso creo, que no debemos juzgarle por éste hecho aislado por el que seguro que pedirá perdón, y por el que muchas personas intentarán hacer olvidar los buenos momentos que nos ha hecho pasar a todos. Les pido, damas y caballeros, que miren más allá de éste hecho, que olviden el último desgraciado incidente, y que lo recuerden como uno de los mejores jugadores de la historia, no sólo por su juego, sino por su deportividad.

Noticias relacionadas

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez

Cristina Cifuentes y el PP en rojo

Vestida de rojo. Labios pintados con carmín carmesí brillante

¿La ventaja de Ciudadanos debe inquietar al PP?

¿Ha llegado el cambio de ciclo que enviará al PP a la oposición?

Metapsíquica inútil

El nihilismo es el resultado de buscar el sentido de la vida por caminos equivocados

Conciencia y Sensatez

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris