Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El mundo al revés   -   Sección:   Opinión

La despedida de un grande

José David Gálvez
Redacción
lunes, 10 de julio de 2006, 21:52 h (CET)
Nunca he sido demasiado aficionado al fútbol, pero hay cosas que uno no puede perderse aunque no sea un “forofo”, y el mundial es una de ellas. En él, se pueden ver a los supuestos mejores equipos del mundo peleando por la conquista del título mundial, sudando las camisetas por los millones de personas que, desde sus casas o en los estadios, apoyan incondicionalmente los colores de las camisetas que visten sus selecciones. Es un evento importante.

Además, como añadido, éste mundial tenía el aliciente de ver los últimos partidos de un gran jugador, Zidane, que había anunciado su retirada de los estadios tras la competición. Quizá, como he dicho antes, no sea un apasionado de este deporte, pero disfruto como el que más con el juego de estrellas como ésta. Quién no lo haría.

Pero, hete aquí, que tras dejar presente su elegancia y deportividad en el juego durante la mayor parte de su carrera, demostrando gran técnica, compañerismo y otros atributos que hacen grande a un jugador, ha tenido un desliz. Podría pasarle a cualquiera, pero a él le ha sucedido en su último partido defendiendo los colores de su patria.

Hoy, durante la final del mundial de fútbol, he visto algo que jamás hubiese podido creer de una persona que siempre ha ido con la deportividad como estandarte. Hoy, he visto que todos los valores que tenía éste gran hombre se han venido abajo por la presión. Zidane le ha dado un cabezazo a Materazzi, jugador del equipo italiano, y ha sido expulsado por su error.

¿Quién no ha cometido un error en algún momento de su vida? Zidane lo cometió en el peor momento posible, y echó por tierra el ejemplo dado hasta ahora con sus valores, pero no creo que debamos juzgarle por ello. Él mismo, que se ha retirado del campo entre lágrimas al darse cuenta de lo que había hecho, se martirizará durante mucho tiempo por éste incidente.

Por eso creo, que no debemos juzgarle por éste hecho aislado por el que seguro que pedirá perdón, y por el que muchas personas intentarán hacer olvidar los buenos momentos que nos ha hecho pasar a todos. Les pido, damas y caballeros, que miren más allá de éste hecho, que olviden el último desgraciado incidente, y que lo recuerden como uno de los mejores jugadores de la historia, no sólo por su juego, sino por su deportividad.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris