Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Otegui, ministro, aunque no de ZaPka

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
lunes, 10 de julio de 2006, 01:08 h (CET)
YO NO SÉ si estamos en la época en que mudan de piel los lobos y ni siquiera sé si los lobos tienen muda. Pero yo, a Otegui... cada vez le veo más pinta de ministro. El jueves, por ejemplo, le echaron un cordero (observen que no he dicho "un gorrino": me inspira piedad) llamado Pachi López... ¡y el ministrable vasco ni siquiera se lo ha comido!

Cierto que Pachi es un político incoloro, inodoro e insípido, como el agua de grifo, pero para prestigiar (por ello ha exigido tanto Batasuna el encuentro y ZP, claro, ha cedido) al ministrable en todos los telediarios y portadas, sirve. Claro que también Ibarreche puede hacer crisis de Gobierno en cualquier momento e incorporar a Otegui al frente del Departamento de Derechos Humanos... Entonces Pachi quedaría más bien corrido. Pero no importa, ¡qué más da todo cuando de lo que se trata es de prestigiar a quien anuncia los nuevos tiempos que corren!

No obstante, el asunto es muy sintomático... Puede significar que Pachi, por ser tan insípido, no le haya abierto suficientemente el apetito, y que sólo le tenga como recadero mientras Ibarreche hace su crisis, con lo cual se demostraría que Pachi no se entera, pero que acude solícito.

O también puede significar que la camada etarra está bien alimentada de promesas y compromisos, por otras mesas de diálogo que llevan mucho tiempo funcionando, de tapadillo.

Como Otegui no condena nada, como no se arrepiente de nada, como dice que hay que derribar toda la arquitectura legal de Estepaís (que ya parece un Estesperpentodepaís, por cierto), indudablemente haría un excelente Consejero de Justicia vasco, para implantar la nueva legalidad etarra...

Pero ahora, si me quiere escuchar alguien seriamente, le daré al PSOE una premisa y una conclusión, que ambas me parecen atendibles.

PREMISA. Sin condena expresa de la violencia por parte de ETA/Batasuna (lo que implica declarar la paz y no una tregua: cosa que no ha ocurrido –ni va a ocurrir, previamente, ni sin concesiones políticas inadmisibles–), no se puede iniciar nada.

Al contrario, una ETA/Batasuna decorada como se está haciendo puede pactar con Ibarreche en cualquier momento o bien puede sacar documentación que pruebe los anteriores contactos, mientras ZP los negaba en el Congreso. Los corderos de Estepaís quedarían, cadáveres políticos, con todas las vergüenzas al aire.

CONCLUSIÓN. Este proceso terminará muy mal, o para la legalidad y la Constitución española o para Zapatero. Que alguien tenga un poco de cordura y aconseje parar el “Prozeso de ZaPka”.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris